Material incautado

Según ha informado la Jefatura Superior de Policía de Canarias, la investigación comenzó en junio ante la sospecha de que se estuviera usando el local para cometer delitos relacionados con la venta de sustancias estupefacientes. En este sentido, los agentes constataron las informaciones encaminadas a un continuo devenir de personas que se desplazaban hacia la asociación con la finalidad, presumiblemente, de consumir o adquirir sustancias estupefacientes.

La investigación culminó con el registro practicado en el local ocupado por la asociación, hallándose e interviniéndose 1,7 kilogramos de cogollos de marihuana, secos y preparados para su venta inmediata, así como diferentes útiles destinados a facilitar la misma. Por su parte, los detenidos, un matrimonio que regentaba el club cannábico, supuestamente se sirvieron de la asociación para cometer los delitos que fueron investigados por los policías nacionales.

anuncioperiodicosdecanarias 11 2 2020