La urbanización Virgen del Carmen, emplazada en la localidad de Guargacho, será la primera promoción de viviendas sociales del municipio de Arona que, en la historia local, será sometida a un proceso de rehabilitación y regeneración integral. Mientras, el ayuntamiento ultima los proyectos para las urbanizaciones San Martín de Porres y Santa Rita, en Cabo Blanco, y las de Hermano Pedro y Mazapé, ambas en el entorno del casco urbano. El gobierno anuncia que no renuncia a realizar actuaciones en ninguna de ellas.

La urbanización Virgen del Carmen consta de 70 viviendas, mientras que las de Santa Rita y San Martín suman 204 y otras 101 conforman las de Mazapé y Hermano Pedro, en el casco urbano de Arona. "Todas ellas cuentan con una antigüedad considerable y con diversos problemas y desperfectos que nunca han sido acometidos desde que fueran construidas, lo que hace de su rehabilitación una de las prioridades del grupo de gobierno", apunta este.

El proceso para que todas estas viviendas fueran incluidas por el Gobierno de Canarias en un Área de Regeneración y Renovación Urbana (ARRU), a cargo del Plan Estatal de Vivienda, se inició hace más de dos años y fue impulsada en el marco de una reunión que mantuvieron, en el transcurso del pasado mes de febrero, el alcalde de Arona, José Julián Mena, y la directora del Instituto Canario de Vivienda (Icavi), Pino de León, a quienes acompañó el concejal responsable de Vivienda en el Consistorio aronero, Francisco Marichal.

Si el Área de Regeneración y Renovación Urbana Virgen del Carmen será el primero en ser firmado, el Ayuntamiento de Arona asegura tener ultimadas las otras dos actuaciones. En el centenar de viviendas de San Martín de Porres y Santa Rita, en Cabo Blanco, ya se encuentran delimitadas las áreas afectadas, se procedió a la constitución de la comunidad y se encargó la memoria correspondiente. Es decir, se cumplimentaron los pasos legalmente establecidos para realizar las actuaciones demandadas.