En el último mes se han producido tres vertidos de aguas fecales en El Médano. Esta situación no es novedosa ya que en el verano de 2017 ocurrió lo mismo hasta en tres ocasiones, lo que obligó a cerrar al baño playas de gran afluencia por contaminación y por el alto riesgo para la salud. La "negligencia" en la reparación y vigilancia "es tan evidente que han llegado a verterse incluso materiales sólidos". O sea, "que la estación de tratamiento primario no está funcionando".

Según el concejal de Izquierda Unida (IU), Félix Hernández, "a pesar de la gravedad de la situación y de que la misma es insoportable para los vecinos de la zona, el gobierno de CC y PP no toma ninguna medida para prevenir vertidos en el futuro". Muy al contrario, afirma el edil, "las excusas han sido diversas y tendentes a exculparse de una evidente mala gestión municipal. Tanto es así que llegaron a referir, incluso, que no se trata de vertidos de las redes de saneamiento públicas o que es consecuencia exclusiva, según manifestó el propio concejal de Servicios, del incivismo de los vecinos del municipio".

El portavoz de los socialistas, Juan Rodríguez, afirma que "esta irresponsabilidad y falta de capacidad para responder a un problema que genera una gran alarma social es, incluso, más llamativa en el alcalde, José Domingo Regalado, a quien no hemos escuchado hablar de este asunto en más de un año, desde que tuvo lugar el primer vertido."