Reyes lanza ante el ala-pívot estadounidense del Zalgiris Kaunas Aaron White.

El Real Madrid y el Valencia Basket han logrado la victoria ante Zalgiris (88-81) y AX Milan (89-93), respectivamente, en la jornada 28 de la Euroliga.

El Real Madrid sufrió más de lo que afirma el marcador final de 88-81 ante el Zalgiris y el gran trabajo del capitán Felipe Reyes facilitó el esprint de los últimos cinco minutos del equipo, en el que la defensa fue clave, para conseguir una victoria fundamental para seguir aspirando al cuarto puesto.

El control fue primordial en los primeros lances del partido y tanto Pablo Laso como Sarunas Jasikevicius pusieron especial atención en las defensas de los hombres clave a su criterio. Así Valinskas se ocupó de Facu Campazzo, mientras que Jeffery Taylor hacía lo propio con Kevin Pangos. Ni Pangos ni Campazzo anotaron punto alguno en los dos primeros cuartos.

Tanta precaución ocasionó que el ritmo del partido fuera bajo. En el Madrid, además Edy Tavares y Anthony Randolph no estuvieron acertados con lo que los lituanos tomaron la primera ventaja, 4-8 (m.4.30). La entrada de Luka Doncic reactivó al equipo y con un parcial de 8-0 en poco más de tres minutos (12-8 (m.7.15) sentó las bases para cerrar el primer parcial con 19-16.

El segundo acto tuvo dos claros protagonistas, Felipe Reyes en el Real Madrid, autor de 8 puntos en apenas 5 minutos con dos canastas y adicional y, sobre todo, Arturas Milaknis, autor de tres triples sin fallo.

El Zalgiris estuvo perfecto desde la línea de 6,75 metros y tras los primeros veinte minutos anotó los 6 triples que lanzó. Todo lo contrario que el Madrid que tuvo que lanzar 13 veces para anotar 3.

Pero lo que determinó esta estadística de los bálticos fue la escasa efectividad de la defensa del Real Madrid, llegando tarde fuese cual fuese la acción del juego. Así los tiradores del Zalgiris pudieron encontrar el camino hacia el aro con cierta facilidad, ante el monumental cabreo de Laso.

Servicios jurídicos y asesoramiento náutico. Despacho de abogados en Bilbao, Gran Via 19