Varias trabajadoras en una planta de montaje de productos de la empresa Foxconn, proveedora de Apple

EE.UU. ha presentado este viernes una denuncia contra China ante la Organización Mundial del Comercio en la que acusa a Pekín de dañar los derechos de patente y la propiedad intelectual. Esta actuación se inscribe en el paquete de nuevas sanciones contra el gigante asiático anunciado por el presidente Trump el jueves, y que tambien incluye nuevas tarifas aduaneras sobre cientos de productos chinos valoradas en 60.000 millones de dólares.

"China aparentemente ha roto las normas de la OMC al denegar a los dueños extranjeros de patentes -incluidas empresas estadounidenses- los derechos básicos de impedir a entidades chinas el uso de la tecnología después de que acabe el contrato de licencia", explica Washington en un comunicado.

Esa nota añade que la legislación china también habría roto las normas internacionales de comercio "al imponer términos de contratos adversos y obligatorios que discriminan y son menos favorables a la tecnología extranjera importada".

Desde Pekín, la portavoz del Ministerio de Exteriores de China ha rechazado esas acusaciones y ha remarcado que "la innovación china no depende de robos", sino del "trabajo duro" de los ciudadanos chinos.

Así, el embajador de China ante la OMC ha indicado a la agencia Reuters que Pekín está preparado para responder al movimiento estadounidense ante el organismo internacional del comercio.

Este viernes, además, el régimen chino ha anunciado que podría responder a las decisiones de Washington con aranceles por valor de 3.000 millones de euros sobre unos 128 productos importados desde EE.UU.

Servicios jurídicos y asesoramiento náutico. Despacho de abogados en Bilbao, Gran Via 19