El humo y las llamas se elevan desde el petrolero iraní Sanchi tras su colisión con el mercante CF Crystal.

Las autoridades chinas han localizado los restos del petrolero iraní hundido el pasado domingo y ya están preparando el envío de robots subacuáticos para examinarlo y ver cómo pueden limpiar el posible crudo que quede en el pecio.

El Ministerio chino de Transporte apunta en un comunicado que los restos del barco han sido localizados a 115 metros de profundidad y que el siguiente paso será mandar vehículos robotizados para tratar de determinar si queda algo del fuel empleado como combustible. Una de los principales cuestiones a resolver es si los tanques de combustible reventaron con la explosión que hundió el barco, o si por el contrario siguen conteniendo carburante que podría seguir derramándose durante los próximos días.

El Sanchi, un petrolero iraní registrado en Panamá, explotó y se hundió el pasado domingo por la tarde, ocho días después de colisionar contra el mercante CF Crystal, de bandera hongkonesa, a unas 160 millas náuticas (300 kilómetros) al este del estuario del río Yangtze, junto a la ciudad de Shanghái.

Tras el hundimiento aparecieron en el océano numerosas manchas de petróleo pero el Gobierno chino todavía no ha especificado si proceden de la carga del buque, petróleo condensado y ligero (más sencillo de limpiar) o si es combustible, más complicado de eliminar.

Según los últimos datos de la Administración Estatal de Océanos hay dos manchas mayores y muchas más pequeñas y en total hay concentraciones de petróleo en unos 69 kilómetros cuadrados, mientras que en otros 40 kilómetros cuadrados hay presencia esporádica de hidrocarburos.

Servicios jurídicos y asesoramiento náutico. Despacho de abogados en Bilbao, Gran Via 19

 

GIF FEBRERO 2