El presunto terrorista Salah Abdeslam (izquierda, sentado y con la cara difuminada) durante el primero de los juicios a los que se enfrenta, en el Palacio de Justicia de Bruselas, Bélgica. El sospechoso en pie es su presunto cómplice, Sofiane Ayari

El único terrorista superviviente de los atentados de París, Salah Abdeslam, se ha acogido este lunes a su derecho a no declarar y guardar silencio ante el Tribunal Correccional belga en el que se le juzga por un tiroteo con la policía en Bruselas cuatro días antes de su captura en marzo de 2015.

"No deseo responder a ninguna pregunta (...). Se me acusa, aquí estoy. Mi silencio no me hace culpable ni criminal, es mi defensa", ha dicho el presunto yihadista, de 28 años, que ha sido trasladado entre fuertes medidas de seguridad desde París y ha llegado al Palacio de Justicia bruselense luciendo media melena y barba.

El acusado ha dicho constatar que "los musulmanes son juzgados y tratados de la peor manera, sin piedad", y se ha encomendado a Alá ante el tribunal. "No tengo miedo de usted, ni de sus aliados. Tengo confianza en Alá", ha señalado Abdeslam, quien ha rechazado contestar a las preguntas del tribunal.

La de este lunes es su primera comparecencia en público desde que fue detenido en marzo de 2016, cuatro meses después de participar en los ataques que dejaron 130 muertos en París. El Tribunal había recordado antes del interrogatorio que el acusado, de nacionalidad francesa y origen marroquí, no está obligado a responder, pero que en caso de hacerlo debía contestar él personalmente y no a través de su abogado.

Servicios jurídicos y asesoramiento náutico. Despacho de abogados en Bilbao, Gran Via 19