El alumnado de Primero de Bachillerato del IES Manuel González Pérez consigue que la Real Academia Española recoja su propuesta ‘#HazloFácilRAE’ y modifique el significado de la palabra fácil, al eliminar "dicho especialmente de una mujer" y se refiera a personas

“No soy fácil, soy Alba, Paula, Claudia, Emma”. Así comienza el vídeo que los alumnos de Primero de Bachillerato del IES Manuel González Pérez, de La Orotava, editaron a finales de enero para que la Real Academia Española (RAE) atendiera su petición y modificara la quinta acepción de la palabra fácil, discriminatoria para la mujer ya que aludía al adjetivo “que se presta sin problemas a mantener relaciones sexuales”, y la sustituyera por persona.

“Si ella es fácil, yo también lo soy”, dicen cada uno de los varones de la clase a continuación y culminan todos juntos con el lema: “no somos fáciles, somos iguales”. En el papel de fondo se ve a una mujer saharaui, una imagen representativa dado el papel que tiene el colectivo femenino en los valores de este pueblo, que desde hace 42 años lucha por conseguir su independencia de Marruecos.

El viernes, un día después de que España viviera una jornada histórica a favor de la igualdad y en contra de la violencia machista, los alumnos y el centro educativo se enteraron por casualidad de que su propuesta había sido recogida por la RAE pese a que nadie de esta institución se los comunicó formalmente.

Todo comenzó el 25 de enero cuando Alba, una alumna del curso, vio en Instagram la definición de fácil y le preguntó a su profesora de Lengua Castellana y Literatura, Marisa Baute, si era real o una manipulación. Inmediatamente lo buscaron y comprobaron lo injusto del significado así que decidieron hacer algo rápido teniendo en cuenta que la imagen ya circulaba por redes sociales. Ese mismo día en un recreo acordaron que lo primero era hacer la petición a la RAE a través de la Unidad Interactiva del Diccionario (Unidrae) una herramienta que se creó en 2011 para recibir las propuestas y sugerencias externas relacionadas con el diccionario.

Rellenaron el formulario con el nombre de Alba, debido a que había sido la promotora de la iniciativa, pero nunca recibieron respuesta, ni siquiera un correo que confirmara que había sido recibida, cuenta Marisa. Al día siguiente grabaron el vídeo por la mañana y por la tarde ya se había hecho viral. En menos de dos meses han conseguido 11.154 visitas, según la última estadística de ayer por la tarde, y lo han subtitulado.

El 26 de febrero volvieron a dirigirse a la RAE para repetir su propuesta pero tampoco obtuvieron contestación. Debido a ello optaron por colgarlo en Twitter y la iniciativa comenzó a moverse.

Tal es así que la RAE se manifestó diciendo que no censuraba sino que recogía las palabras y que “fácil” se empleaba así desde hacía mucho tiempo.

Una explicación que no convenció a los alumnos dado que ellos sí creían en la posibilidad de modificar el significado. “No querían que la quitaran del diccionario sino que hiciera referencia tanto a hombres como a mujeres”, especifica la docente.