El Hospital Universitario de Canarias (HUC) pondrá en marcha a partir de la próxima semana varias medidas para separar la atención de las urgencias pediátricas en el hospital del Norte, en Icod de los Vinos, del resto de urgencias. Ante la falta de pediatras disponibles para atender el servicio, el HUC apuesta por crear un circuito diferenciado para las urgencias pediátricas, con una sala específica para niños y niñas sin grandes esperas.

El jefe de Pediatría del HUC, Carlos Ormazabal, asegura que los profesionales de Urgencias y Atención Primaria que atenderán a los menores que acudan en caso de urgencia al hospital del Norte "están perfectamente formados" y destacó su "capacidad diagnóstica y terapéutica", pese a no tratarse de pediatras.

El HUC se compromete a poner en marcha un plan continuo de formación para estos profesionales, centrado en la atención de urgencias y patologías infantiles.

Los especialistas del hospital del Norte mantendrán "un contacto continuo con Urgencias Pediátricas y Cuidados Intensivos del HUC, de modo que si se presenta una situación crítica en un paciente pediátrico, el traslado al HUC tendrá prioridad", según informan desde el centro hospitalario.

Desde la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias y el HUC defienden que este es un modelo de atención de urgencias pediátricas que, pese a no contar con pediatras de guardia, "ofrece una asistencia de calidad a los niños y niñas".