La Comisión Habla Juntos por San Andrés, mesa de trabajo en la que confluye una quincena de asociaciones vinculadas al pueblo, advirtió ayer de que estará vigilante y controlando el cumplimiento de las normas y ordenanzas relativas a la actividad de los nuevos quioscos que en breve se abrirán en el frente de la playa de Las Teresitas. En este caso, se refiere a las recientes adjudicaciones realizadas por el Ayuntamiento capitalino, un total de siete sobre ocho que están previstas.

De esta manera, los colectivos implicados apuntan que esta iniciativa pretende el cumplimiento estricto de "la normativa y horarios de apertura y cierre, así como con los niveles de ruido" que se pueden generar por la propia actividad de los nuevos concesionarios de los espacios.

Al respecto, Habla Juntos por San Andrés entiende que la actividad y condiciones de los nuevos establecimientos les genera dudas: "No vamos a permitir desmanes, escándalos ni perturbación de la tranquilidad que puedan afectar a la zona".