La consejera de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias, Soledad Monzón, expuso su apoyo a todas las medidas que contribuyan a mejorar el sistema educativo, como la rebaja de las ratios de alumnas y alumnos por docente, los cambios en las condiciones laborales del profesorado y otros aspectos y abogó por afrontarlas “de manera racional, consensuada, con la colaboración del Estado y las Comunidades Autónomas y, sobre todo, con un marco económico adecuado”.

La representante de la Comunidad Autónoma de Canarias dio su respaldo, entre otros puntos, a reducir el tiempo en el que se cubren las sustituciones y a la modificación del Real Decreto-ley 14/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo y recordó que la Comunidad Autónoma está ya inmersa en una senda de gasto en personal docente, con la implantación del modelo de sexenios, que supuso un incremento del gasto en 25 millones de euros en 2018, que se convertirán en 50, en 2019.

Al respecto de la financiación necesaria para las nuevas medidas que se impulsen, Monzón entiende que el cambio en el Gobierno del Estado puede facilitar el desbloqueo del Pacto y la vuelta al diálogo, “puesto que el principal factor para romper las negociaciones en su momento fue la negativa a alcanzar el 5% del PIB para Educación en uno o dos años y ahora quien lo planteó tiene en sus manos superar ese escollo en los Presupuestos Generales del Estado, por lo que no habría mayores problemas para superarlo y volver al diálogo”.

En este sentido, la consejera canaria instó a la ministra, también en su condición de portavoz del Gobierno autonómico, a defender la flexibilización de la regla de gasto, que impide al Archipiélago invertir en el presupuesto del próximo ejercicio 598 millones de euros de su superávit, obtenidos gracias a ser una de las Comunidades que más ha cumplido los parámetros establecidos por el Estado en los últimos años.

Durante su intervención en la Conferencia, Soledad Monzón también invitó a la ministra y a los consejeros y consejeras autonómicos a sentarse “cuanto antes”, para retomar el diálogo que se quebró al suspender el debate para el Pacto de Estado de Educación y emplazó a todas las personas presentes a “impulsar desde nuestras respectivas competencias y formaciones políticas, que se reabra en el Congreso la comisión parlamentaria encargada de alcanzar el consenso”.