El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy, a propuesta de la Consejería de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad, los planes de Atención de Emergencias para reducir los daños y dar una respuesta eficaz en el caso de inundaciones (PEINCA) y de Riesgo Radiológico (RADICAN). Asimismo, ha dado el visto bueno a la actualización y modificación de los planes de Atención de Emergencias por Riesgo Vulcanológico (PEVOLCA) y de Riesgo Sísmico (PESICAN).

Actualmente, Canarias tiene elaborados todos los Planes de Protección Civil de carácter autonómico de su competencia, consciente de la importancia que tiene de llevar a cabo una acción planificadora en emergencias de protección civil para dar una respuesta coordinada, eficaz y eficiente en emergencias.

Su entrada en vigor tendrá lugar en los próximos días tras su publicación en el Boletín Oficial de Canarias.

El Plan de Atención de Emergencias por Inundaciones (PEINCA) establece una serie de medidas que van desde la autoprotección de la población hasta una mejor coordinación de los medios, recursos y personal disponible, así como la identificación, análisis y evaluación de las zonas propensas a sufrir inundaciones.

El Plan de Atención de Emergencias por Riesgo Radiológico (RADICAN) define, por su parte, las medidas de protección e información a la población en supuestos de emergencias radiactivas que ocurran o tengan consecuencias en Canarias, estableciendo la estructura organizativa y los procedimientos de intervención para estas situaciones. Además, cataloga los medios y recursos específicos asignados al Plan para facilitar y agilizar su movilización haciendo un uso racional de ellos y establece los procedimientos de comunicación entre los organismos implicados.

En cuanto a los planes actualizados, la modificación del Plan de Atención de Emergencias por Riesgo Vulcanológico (PEVOLCA) introduce como principal novedad el semáforo volcánico del color naranja. Esta medida permite definir en cada momento cómo se debe actuar, tanto a los intervinientes como a la ciudadanía en general. Es por ello que se necesita seguir fortaleciendo la percepción del riesgo de la población canaria a través de una gestión integral.