Resultado de imagen de canarias

Canarias es, junto a Cataluña y la Comunidad Valenciana, una de las regiones que obtiene la mejor valoración en el informe realizado por Greenpeace sobre la planificación frente a los incendios forestales, aunque la organización medioambiental apunta que le falta implementación y seguimiento.

Greenpeace ha presentado hoy el informe "Protege el bosque, protege su casa", que analiza las causas de la nueva etapa de incendios de alta intensidad de los últimos años y denuncia la falta de planes de prevención, emergencia y autoprotección contra el fuego forestal en España, un problema que ha ascendido, a su juicio, a la categoría de "emergencia social".

Entre otras causas, Greenpeace señala que los montes españoles, en los que a menudo se insertan viviendas, son "un auténtico polvorín para los incendios forestales".

Para apoyar a su informe, Greenpeace publica imágenes y vídeos que evidencian el dramatismo de la situación a la que se enfrenta la población en la mayor parte de las zonas con alto riesgo de incendio.

Aunque ninguna CCAA alcanza el nivel de planificación requerido, Canarias, Cataluña y la Comunidad Valenciana son las regiones que cuentan con planes más avanzados, pero todavía les queda mucho por hacer, en opinión de Greenpeace.

De las ocho islas que componen el archipiélago, sólo cinco se enfrentan a riesgo de incendio forestal: Gran Canaria, Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro, ya que las restantes apenas tienen masa forestal o directamente carecen de ella por sus características naturales.

A nivel preventivo, solo La Gomera cuenta a escala insular con un Plan Integral de Defensa contra Incendios Forestales y, en el ámbito municipal, de las 65 localidades en zonas de alto riesgo, sólo una tiene elaborado un plan de defensa.

Entre los ayuntamientos canarios, 32 cuentan con un plan de emergencia municipal, lo que supone la mitad de los municipios con obligación de elaborar los planes.

Canarias tiene también un registro oficial de planes de autoprotección y, además, dispone de un registro en el que los redactores de estos planes (los propietarios de viviendas) se tienen que dar de alta.

"Canarias ha realizado muchos avances en su planificación, pero debe seguir trabajando en implementación y seguimiento. Es un buen comienzo, pero queda mucho por hacer", destaca Greenpeace en su nota.

La organización ecologista agrega que en zonas susceptibles de sufrir terremotos hay percepción del riesgo, pero que en otras de riesgo de incendio forestal "se insertan viviendas sin que la población perciba el peligro y, por tanto, se prepare para prevenir incendios y mitigar sus impactos".