Seis pintoras laguneras de reconocido prestigio se han reunido para aportar veinticuatro obras en una exposición colectiva que acoge la Casa de los Capitanes: La Laguna 6.4. Ana García-Ramos, Lola del Castillo, Consuelo González, Arminda del Castillo y Elena Lecuona y Graciliana Montelongo, de quien partió inicialmente la idea de esta magnífica muestra.

Todas mujeres y todas laguneras, de entre 55 y 87 años, que han expuesto en diversas salas nacionales e internacionales. Han querido aportar parte de sus obras para una muestra que apoyan las áreas de Bienestar Social y Calidad de Vida y Patrimonio Histórico.

El alcalde, José Alberto Díaz, destacó en el acto inaugural que “las obras que pueden verse aquí atestiguan la personalidad definida, la maestría formal y las obsesiones plásticas de cada una de ellas. Pero además de este valor fundamental el interés de La Laguna 6.4 está en mostrarnos la relación de seis pintoras con su propio trabajo”.

La concejala Flora Marrero indicó que era un momento histórico ya que “se rompe con un techo de cristal” con esta exposición. “Por primera vez hay una exposición de pintoras y solo de laguneras en la Casa de los Capitanes. Mujeres que firman con un nombre, y no bajo un pseudónimo”. Graciliana Montelongo fue la encargada de hablar como portavoz de todas y expresó su agradecimiento por poder exponer en la Casa de los Capitanes e invitó a todos a visitar la muestra y leer el prólogo escrito por el cronista oficial de La Laguna, Eliseo Izquierdo para la misma.

El alcalde también habló de la diversidad de este municipio, de que La Laguna es en si misma femenina, referencia en deporte femenino, un movimiento vecinal está liderado por mujeres, “son muchos ámbitos en este municipio donde la mujer es referente que a lo largo de la historia nos han enriquecido”.

Es necesario que las muestras de pinturas y escultoras canarias se multipliquen para cerrar cierta “brecha expositiva” que todavía existe a favor de los pintores y en menoscabo de las pintoras. Las primeras mujeres artistas de Tenerife aparecieron en el siglo XVII y fueron laguneras o avecindadas en La Laguna: Juana Gallega, Ana Francisca y la esclava mulata Juana de Ferrera. Sus nombres, como lo muy poco que se ha conservado de sus obras, siguen siendo desconocidos.
“Sirva este breve recuerdo como homenaje a las artistas laguneras del pasado a la hora de poder disfrutar en el presente del arte de estas seis creadoras que han llegado a su máximo esplendor y madurez como artistas originales, libres e independientes”, indicó el alcalde.