Resulta inaudito que el presidente del Partido Popular de Canarias no conozca la diferencia entre el nuevo convenio de carreteras y la adenda al convenio anterior, que finalizó el pasado año y que ha sido prorrogado a través de la aprobación de dicho documento en un Consejo de Ministros celebrado el pasado mes de diciembre. Y digo que resulta inaudito porque prefiero pensar que es puro desconocimiento antes que pensar que lo que quiere el señor Antona es confundir a los canarios o correr un tupido velo ante la poca voluntad política que está mostrando el Gobierno de España, gobernado por su partido, para firmar un documento que es de justicia para Canarias.

Me resulta absolutamente incomprensible que pida al Gobierno de Canarias, como ha hecho, un riguroso ejercicio de responsabilidad, al tiempo que se lanza al vacío -a la foto- en un viaje a Madrid, sin antes estudiar los papeles que tenía sobre la mesa, cuyo único resultado ha sido enturbiar las relaciones entre Canarias y España.

El departamento de Obras Públicas y Transportes ha negociado durante más de diez meses con el Ministerio de Fomento la firma de un nuevo convenio de carreteras para Canarias; no son pocas las ocasiones que el pasado año nos trasladamos a Madrid para avanzar en la firma de este nuevo acuerdo que nos permita ejecutar las obras de las que tanto precisa Canarias y cuya ausencia es, en buena medida, responsabilidad de los incumplimientos del Estado con el Archipiélago. En esas reuniones, el ministro de Fomento se comprometió -y lo hizo públicamente- a la firma del acuerdo. Y no han cumplido, hasta el momento.

Tampoco se han cumplido los términos establecidos en la adenda firmada el pasado mes de diciembre, mediante la cual se comprometían a abordar la firma de este nuevo convenio en el mes de enero; seguimos esperando.

Y a pesar de todo ello, y de que el propio Tribunal Supremo ha reconocido hace escasas semanas el daño que los incumplimientos y los recortes que el Partido Popular impuso a Canarias han hecho a estas islas, aun con todo ello, insisto, el señor Antona, que no sabe distinguir convenio de adenda, carga de manera injustificada contra su Comunidad Autónoma y contra los intereses de todos los canarios, con el único objetivo de tapar la mala praxis de su partido con estas islas y para intentar soterrar otra cuestión de igual importancia: el Gobierno de España se ha puesto indolente con Canarias para incluir en el nuevo REF la aplicación del descuento de hasta el 75% para que los canarios viajemos entre islas, una cuestión que nos ha costado años conquistar y que no estamos dispuestos a renunciar, como ya ha dicho claramente la diputada Ana Oramas.

Siempre he sido contrario a los duelos dialécticos en política porque creo que solo llevan a batallas estériles que no benefician a nadie, y mucho menos al ciudadano. No obstante, cuando la falta de rigor y concreción es la hoja de ruta para atacar a un Gobierno, lo obligado es responder, pero con argumentos y datos sobre la mesa.

El Gobierno de Canarias logró a finales del pasado 2017, en una dura negociación, que el Estado accediese a firmar la adenda que ha evitado que las obras que estaban en ejecución fuesen paralizadas, tal y como ha sucedido en otras ocasiones tras los incumplimientos por parte del Gobierno de España. Por lo tanto, es natural que en la adenda aparezcan las obras que existían en el convenio anterior, ya que este nuevo documento no es más que una prórroga de dicho acuerdo que permitirá liquidar las obras que en él se contemplan.

Otra cuestión bien diferente es el nuevo convenio de carreteras, un documento que es necesario firmar cuanto antes y que será el único que nos permitirá licitar obra nueva, y para cuya rúbrica no es preciso ningún Presupuesto General del Estado, puesto que el compromiso financiero del convenio es de carácter plurianual.

Tal vez sea importante recordarles que mientras el Gobierno de España continúa financiando las redes ferroviarias de la Península -para lo que destinan el 80% del presupuesto del Ministerio de Fomento-, invierten en nuevos trenes de alta velocidad low cost o crean planes para carreteras de carácter estatal por valor de más de 5.000 millones de euros, de los que no nos beneficiamos, aquí en Canarias seguimos esperando por ellos. Si realmente tanto les importan las carreteras del Archipiélago a los miembros del Partido Popular, sería mejor que estuvieran más preocupados por defender los derechos de los ciudadanos que aquí vivimos, como ya han hecho los siete cabildos, la FECAM y las patronales de ambas provincias. Flaco favor nos hacen intentando tapar el ausentismo de sus compañeros de partido allí en Madrid.

No es lo mismo la adenda que el convenio. No es lo mismo. Y si se exige rigor y concreción, lo propio es actuar de la misma manera. Porque no es riguroso atacar confundiendo, sesgando datos. Toca responder, y explicar que la Consejería de Obras Públicas y Transportes del Gobierno de Canarias, desde el año 2006, ha ejecutado inversión por encima de lo transferido por el Estado en el marco del convenio de carreteras, un total del 130%, porque hemos sufragado los recortes que nos han impuesto con fondos propios. El Estado ha dejado de enviar a Canarias hasta 700 millones de euros que hoy aún nos deben.

Más datos. El pasado año 2017 se invirtió en términos absolutos más que en los últimos años desde el departamento. El grado de ejecución al término del ejercicio fue de un 70%, teniendo en cuenta que además el presupuesto fue duplicado pasado el ecuador del ejercicio, y ello obligó a llevar a cabo un importante esfuerzo para inyectar dinero en aquellas obras que estuvieran en marcha en el último trimestre del año y que tuvieran capacidad de absorción.

No se puede confundir a la sociedad. La necesidad real es la de la firma de un nuevo convenio para licitar la obra nueva. Los problemas que sufre Canarias se solucionan con voluntad política, acuerdo y negociación.

Por parte del Gobierno de Canarias está todo listo, disponemos como mínimo de un proyecto por isla, proyectos que podrán ser licitados una vez que el Estado se decida a firmar el convenio. Pronto veremos si de algo, además de para la foto, ha servido el viaje del señor Antona a la capital de España. Esperamos la llamada de sus compañeros en Madrid para firmar cuanto antes el nuevo acuerdo del que tanto precisa esta tierra.

*Vicepresidente y consejero de Obras Públicas y Transportes del Gobierno de Canarias

Servicios jurídicos y asesoramiento náutico. Despacho de abogados en Bilbao, Gran Via 19

 

GIF FEBRERO 2