Resultado de imagen de Teresa Berástegui

Tengo la suerte de conocer gente que proceden de diversas partes del mundo. Personas de todas las edades y muy diferentes entre sí, que han decidido vivir en nuestra isla o visitarla en algún momento. Gente variopinta, que a pesar de las diferencias que existen entre ellas, tienen algo en común: Bajamar es un paraíso.

Sin lugar a duda, toda nuestra comarca nordeste lo es. Y este pueblo, Bajamar, para mi tiene además una importancia especial. Tal vez porque he pasado largas temporadas de mi vida cuando era niña en sus piscinas, o tal vez porque su gente es especial.

Sea cual sea la razón, yo me considero una vecina más de este pueblo. Y por ello, creo que tengo el deber de contar lo que allí ocurre.

En plena era tecnológica, no se podría entender nuestra vida sin electricidad. Cocinar, ducharnos, ver la televisión, cargar nuestro teléfono móvil o simplemente poder estar en casa cuando oscurece, puede convertirse en una verdadera odisea en Bajamar. Algo que todos hacemos a diario, en Bajamar no está asegurado.

Y se estarán preguntando, ¿pero es que no hay electricidad en Bajamar? La respuesta es: “A ratos”.

Los cortes de luz son el pan de cada día. Tanto, que pronto va a pasar a ser el emblema del pueblo: Bajamar, el pueblo sin luz. Un día hay apagón porque hay mucho viento, otros porque llueve, otros porque ya llevamos muchos días sin incidentes… En fin, que por una causa u otra, los cortes de luz se han convertido en algo frecuente en la zona.

Y mientras, el equipo de gobierno de turno (CC y PSOE) siguen mintiendo a los vecinos. Aseguran que se interesan por el tema, pero la realidad es que no hacen nada al respecto. Y eso ha provocado que ya nadie se los crea.

Tenemos un municipio con la capacidad suficiente para poner sobre la mesa el problema que existe, y exigirle a la compañía eléctrica soluciones.

Se puede pedir al Gobierno de Canarias que tome conocimiento de la situación y busque soluciones. Opciones hay, pero falta voluntad política. Es más fácil mirar para otro lado, que trabajar por solucionar los problemas de los vecinos.

Por ello, Coalición Canaria sigue “estudiando el problema” y no haciendo nada al respecto, mientras que los vecinos siguen padeciendo esta desconexión eléctrica.

El alcalde, José Alberto Díaz (CC), sigue diciendo que está en conversaciones con la compañía eléctrica, pero todo sigue igual, y seguimos sin saber si por la noche nuestros vecinos de Bajamar podrán darse una ducha caliente o preparar la cena.

Y algunos aún siguen negando que este pueblo esté abandonado…

¿Cuándo va Coalición Canaria a preocuparse realmente por Bajamar? ¿Cuándo el alcalde entenderá que tiene que gobernar para todos y no solo para unos cuantos? ¿Cuándo dejarán de tratar a las personas como vecinos de primera y vecinos de segunda?

Nuestros vecinos tienen que ser igual de importantes para quienes gobiernan, independientemente de donde vivan. Pero en Bajamar les aseguro que esto no ocurre.

Por eso, y aunque al gobierno municipal no le guste nuestra insistencia para solventar los problemas de nuestro pueblo, nosotros seguiremos denunciando día tras día lo que ocurre, hasta que por fin las cosas cambien.