El conflicto de intereses a la hora de ir a espectáculos públicos y aceptar regalos o aspectos de la vida privada como la religión e ideología serán objeto de debate en la creación de un Código Ético que la Fiscalía General del Estado impulsa con "recomendaciones" para conseguir "el fiscal ideal".

La fiscal general del Estado, María Jose Segarra, ha dado el primer paso al enviar una carta acompañada de un documento abierto, a los que ha tenido acceso Efe, que recoge las líneas generales y las bases para trabajar en el texto final, para el cual anima a todos los fiscales a colaborar con propuestas y aportaciones.

El Código no tendrá naturaleza disciplinaria ni rango normativo y no irá mas allá de recomendaciones en base a principios, normas de actuación y virtudes que "contribuyan a la excelencia profesional y al ideal de conducta de los fiscales", pues se concibe como "un instrumento destinado a orientar la actuación de los fiscales".

Se pretende "configurar lo que haya de entenderse por fiscal modelo, modélico o ideal".

El documento busca que los fiscales, además de cumplir con las leyes, se comprometan a actuar conforme a doce "normas de conducta" que van desde aquellas relacionadas con los procesos penales hasta las que rigen "el discurso y las formas" (entre las que figura "la corrección en el vestir").

En el texto, que aún no desarrolla cada una de las líneas de actuación, también se incluyen para el debate las relaciones internas dentro del Ministerio Público, con las diferentes instituciones o con la prensa.

Servicios jurídicos y asesoramiento náutico. Despacho de abogados en Bilbao, Gran Via 19