Donald Trump hablando durante un encuentro en Nueva York.

Sección mundo 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, usa la "Teoría del loco" (Madman theory, en inglés) con Corea del Norte, entonces la acusación de "mentalmente desquiciado" que le lanzó el mandatario de ese país quizá fue un logro para él.

La idea básicamente consiste en mostrarse frente a los enemigos como alguien demasiado impredecible o dispuesto a ir al combate, para disuadirlos de actuar contra los intereses propios.

Las conjeturas de que Trump podría actuar de ese modo en política exterior surgieron desde antes que asumiera la presidencia en enero.

Él mismo reivindicó la carta de la imprevisibilidad a lo largo de su campaña electoral.

"Tenemos que ser impredecibles", respondió el año pasado cuando el diario The Washington Post le preguntó cómo actuaría ante el expansionismo chino.

"Somos totalmente predecibles. Y lo predecible es malo".

Las sospechas de que Trump está empleando la "Teoría del loco”, cuando sorpresivamente advirtió que respondería con "fuego y furia" si Corea del Norte amenazaba a EE.UU.

Continuaron cobrando fuerza, cuando sacudió a sus homólogos de todo el mundo reunidos en la Asamblea General de las Naciones Unidos al amenazar con "destruir totalmente" a Corea del Norte.

Y  se incrementaron las tensiones luego de que bombarderos B-1B y aviones de caza estadounidenses volaron cerca de la costa este de Corea del Norte como una demostración de fuerza, según comunicó el Pentágono.

Entonces, ¿realmente busca Trump que Pyongyang lo vea como un demente? ¿Y cuál sería el riesgo de hacer eso frente a un régimen tan cerrado que posee armas nucleares?

Trump se ha encargado de recalcar que controla el mismo botón, y lo hizo al día siguiente de su comentario del mes pasado sobre "fuego y furia", palabras que desde su propio gobierno describieron como espontáneas.

Mientras su secretario de Estado, Rex Tillerson, tranquilizaba a aliados negando que hubiera una amenaza inminente de Corea del Norte, Trump usó su cuenta de Twitter para decir que su primera orden como presidente fue "renovar y modernizar" el arsenal nuclear de EE.UU.

"Esperemos que nunca tengamos que usar ese poder, pero nunca habrá un tiempo en que no seamos la nación más poderosa del mundo", agregó de inmediato.

Es probable que Trump no se ande con vueltas y quiera advertir de veras al mundo sobre el riesgo de una guerra devastadora con Corea del Norte si EE.UU. "se ve obligado a defenderse o a defender a sus aliados", como dijo en la ONU.

También muchos creen que el líder norcoreano Kim Jong-un utiliza la "Teoría del loco" para hacerse respetar en su región y por EE.UU.

El propio Trump lo definió  vía Twitter como "un loco al que no le importa morir de hambre o matar a su pueblo".

Sin embargo, otros lo ven de forma diferente.

"Kim Jong-un no es un loco, es muy calculador… Lanzan comunicados que son muy rimbombantes y militaristas, pero él no ha tirado misiles hacia Guam, Estados Unidos o sobre Corea del Sur", dijo Howard Stoffer, un experto en seguridad  que trabajó durante 25 años en el servicio exterior estadounidense.

A su juicio, hablar duro y mostrarse impredecible cuando se tiene un cargo de tanta responsabilidad es contrario a los intereses globales.

"Es lógica de calle, eso funciona cuando eres un chico en el barrio y hay pandillas. No funciona en la diplomacia internacional", dijo Stoffer  . "El mundo funciona si tiene estabilidad y todos son previsibles".

Lanzamiento de misiles de Corea del Norte.

  Gran manifestación antiamericana en Pyongyang

Miles de norcoreanos participaron  en una gran manifestación antiamericana convocada por el régimen en Pyongyang para escenificar el apoyo al líder Kim Jong-un, en un momento marcado por la escalada dialéctica con Donald Trump, según  la agencia KCNA.

Según el texto divulgado por la agencia estatal de noticias de Corea del Norte, más de 100.000 personas participaron en la concentración en la céntrica plaza Kim Il-sung de Pyongyang.

Durante el acto se leyó íntegro el comunicado de Kim Jong-un publicado.

En ese texto, el mariscal norcoreano criticó el discurso que Trump había pronunciado   ante la ONU (en el que amenazó con "destruir totalmente Corea del Norte"), calificó al presidente estadounidense de "viejo chocho" y lanzó nuevas amenazas a Washington.

Representantes del Ejército y del Partido de los Trabajadores leyeron también discursos durante el acto.

"Estamos esperando al momento decisivo final para eliminar a Estados Unidos, el imperio del mal, del globo", leyó un oficial de los Guardas Rojos, según KCNA.

Pero bombarderos y cazas estadounidenses han volado  cerca de las costas de Corea del Norte para enviar un "mensaje claro" de que EE.UU. dispone de "opciones militares" ante cualquier amenaza, ha informado el Pentágono.

"Esta misión es una demostración de la determinación de EE.UU. y un mensaje claro de que el presidente (Donald Trump) tiene muchas opciones militares para derrotar cualquier amenaza", ha afirmado la Portavoz del Pentágono, Dana W. White

"El programa de armas de Corea del Norte es una amenaza grave para la región Asia-Pacífico y toda la comunidad internacional. Estamos preparados para usar toda la gama de capacidades militares para defender a Estados Unidos y nuestros aliados", ha dicho White.

La portavoz ha precisado que bombarderos B-1B procedentes del territorio estadounidense de la isla de Guam y cazas F-15C Eagle desplegados desde Okinawa (Japón) "volaron en el espacio aéreo internacional sobre aguas al este de Corea del Norte". "Esto es lo más lejos al norte de la zona desmilitarizada que han volado un caza o un bombardero de EE.UU. sobre la costa de Corea del Norte en el siglo XXI", ha indicado el Pentágono. 

Kim Jong-un vio personalmente un reciente ensayo con misiles

Trump advierte de que el nuevo misil probado por Irán puede alcanzar Israel

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha advertido  de que el nuevo misil que probó Irán con éxito  puede alcanzar Israel.

"Irán acaba de probar un misil capaz de alcanzar Israel. Ellos también están trabajando con Corea del Norte", ha afirmado Trump en su cuenta personal de la red social Twitter.

Trump volvió a agitar las diferencias ideológicas que hicieron a ambos países enemigos por décadas: "Desde la Unión Soviética hasta Cuba o Venezuela, donde se ha adoptado el verdadero socialismo o comunismo, ha producido angustia, devastación y fracaso".

 "El acuerdo con Irán fue una de las transacciones más negativas y unilaterales que Estados Unidos hizo jamás"

En su arremetida verbal contra Irán en la ONU, Trump criticó el pacto negociado con ese país por Obama y otras naciones para limitar el programa nuclear de Teherán a cambio de levantarle sanciones.

Hasta ahora, al igual que ocurre con Cuba, Trump ha evitado cancelar ese acuerdo. De hecho certificó en dos ocasiones que Irán estaba cumpliendo con sus compromisos.

"A Irán jamás se le debe permitir tener armas nucleares": ¿por qué Trump dio una "bofetada en la cara" al gobierno de Ruhani?

Resultado de imagen de presidente de iran

Sin embargo, tiene que volver a hacerlo antes del 15 de octubre y su discurso ante la ONU sugiere que estaría dispuesto a actuar de otra forma esta vez.

"Francamente, ese trato es una vergüenza para Estados unidos, y no creo que hayan oído lo último, créanme", dijo Trump.

El presidente iraní, Hassan Rohuani, ha afirmado que EE.UU. pagaría "un precio muy alto" por retirarse del pacto. Y el mandatario francés, Emmanuel Macron, dijo a la Asamblea general de la ONU que renunciar al pacto "sería un gran error".

  "Siempre pondré a Estados Unidos en primer lugar, al igual que ustedes, como líderes de sus países siempre van, y siempre deberían, poner a sus países primero"

Esta frase evocó el tono nacionalista que Trump esgrimió en su campaña electoral, con su promesa de ubicar a EE.UU. como prioridad número uno en sus decisiones.

Esto refleja la idea de Trump de que su país hizo sacrificios a veces excesivos como superpotencia global, que perjudicaron a su pueblo para favorecer a otros, y es necesario cambiar eso en cuestiones como la seguridad, el comercio o la migración.

"Estados Unidos será siempre un gran amigo del mundo, y especialmente de sus aliados. Pero no podemos seguir siendo aprovechados, o entrar en acuerdos desequilibrados donde Estados Unidos no tiene nada a cambio", dijo.

También repitió una y otra vez en su discurso la noción de que los países deben preservar su soberanía.

Sin embargo, por estar hablando en el foro multilateral por excelencia, Trump buscó un equilibrio difícil entre esa idea de "Estados Unidos primero" y el reclamo de cooperación internacional en temas que le interesan.

"Así como pretendían los fundadores de este organismo, debemos trabajar y confrontar juntos a aquellos que nos amenazan con el caos, la confusión y el terror", sostuvo.

El tiempo mostrará a cuántos líderes logró convencer realmente. Por lo pronto, ha recogido aplausos de algunos y críticas de otros.

El líder de Corea del Norte Kim Jong-un, en una foto publicada por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA) en Pyongyang. Septiembre 3, 2017