Un aerogenerador eléctrico en primer plano El gravamen autonómico sobre las instalaciones eólicas establecido en España desde 2011, conocido como canon eólico, es compatible con la legislación comunitaria, según el dictamen del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

La directiva de 2009 para el fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables no prohíbe que los Estados miembros fijen un canon que grave los aerogeneradores ligados a la producción de energía eléctrica. La normativa, precisan los jueces, tampoco obliga a los países a promover el uso de energía renovable ni, cuando deciden darle apoyo, a hacerlo con exenciones o desgravaciones fiscales.

La Corte responde a distintas cuestiones prejudiciales planteadas por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha que pidió que precisara si el canon eólico es compatible con los objetivos de la directiva para el fomento de la energía de fuentes renovables y con sus disposiciones sobre las tasas administrativas. También le solicitó que aclarara si se aplican a ese gravamen las normas europeas sobre el régimen general de los impuestos especiales y la imposición sobre la energía.