Resultado de imagen de natacion europapress

Practicar algún deporte siempre es recomendable para la salud física y mental, a propósito de esto, en repetidas ocasiones hemos escuchado que la natación es uno de los mejores deportes y de los más completos. Sin embargo, muchas personas se preguntan por qué y qué tan cierta es esta afirmación.

Mucho se habla a nivel popular de las bondades de la natación como el ejercicio más completo de todos. ¿Pero por qué se repite tal afirmación tan frecuentemente? ¿Hay evidencia empírica o científica para sostenerla?

El agua es relajante por excelencia, al encontrarnos dentro de ella al menos 30 minutos, tres veces a la semana, se reducen los niveles de tensión, provocados por las actividades diarias, principalmente el trabajo. Pero también la respiración interviene en ese proceso de relajación; se trata de una respiración en la que tus pulmones se llenan completamente de aire y la exhalación es posible debajo del agua. Por lo que beneficia considerablemente nuestra mente.

En natación cada extremidad y parte de tu cuerpo se ve involucrada, es por eso que se puede observar la pérdida de grasa en el cuerpo. Al mismo tiempo, los músculos toman firmeza e incluso aumentan de tamaño. Al momento del nado tu cuerpo se estira por lo que estiliza todo tu cuerpo. La respiración es fundamental en este deporte por lo que esto ayuda con la circulación de todo tu cuerpo. Además en ningún momento la persona que realice este deporte se encontrará en reposo absoluto, ya que, incluso para flotar, necesitas mover tu cuerpo constantemente y eso beneficiará también tu circulación y el fortalecimiento de tu músculos.

Estudios han revelado que la práctica de natación reduce considerablemente los riesgos de sufrir un infarto. Además, cuanto más estirado se encuentre tu cuerpo la facilidad para nadar será mayor, por lo que de esa forma tus extremidades adquieren flexibilidad, desde las piernas, la cadera, y hasta en los brazos. Pero también este ejercicio involucra mover todo el torso, por lo que incluso el pecho y espalda toman fuerza y aumentan su flexión.

La parte que más se beneficiaría el cuerpo es la espalda, debido a la fuerza realizada debajo del agua. Nuestra espalda es responsable de los movimientos efectuados por nuestro cuerpo en natación, por lo que ésta adquiere fuerza y flexibilidad, lo que a su vez ayuda a que los dolores lumbares desaparezcan gradualmente.

La natación es la actividad de resistencia por excelencia. Y lo es porque te obliga a moverte continuamente. Y es que tanto si avanzas como si te quedas suspendido en el agua, estás en continuo movimiento, por lo que se realiza ejercicio aeróbico constantemente, lo cual es beneficioso para los sistemas cardiovasculares y respiratorios.

Ejercita el corazón con suavidad: esto es así porque los movimientos en el agua no son bruscos, favorece la circulación de la sangre, especialmente la de las piernas gracias a la alternancia de contracciones y descontracciones musculares. Además, ejerce acción de drenaje: esto evita los edemas y las piernas cansadas.

Especialmente cuando llevas un tiempo entrenando, mejora la respiración. Esto se debe a que fortalecemos los músculos que se encargan de llenar y vaciar de aire los pulmones, de modo que cada vez se puede coger más aire en una sola inspiración. Optimizamos la utilización de nuestros pulmones, haciendo la respiración más eficiente. También reduce o previene el dolor de espalda: con la natación se fortalecen todos los músculos y esto mejora la postura corporal. La natación también es beneficiosa tanto para los músculos como para las articulaciones, por lo que previene lesiones. Además, también es un ejercicio adecuado para tratarlas

Un plus de natación es que se puede realizar a cualquier edad e incluso en casi cualquier condición física, al ser debajo del agua los movimientos no son bruscos ni de alto impacto, por lo que puede practicarlo desde un bebé hasta una persona adulta, por supuesto, bajo supervisión. De igual forma, nadar se recomienda para personas con alguna lesión física, pues se ha comprobado que su práctica, ayuda en el proceso de mejoramiento y pronta recuperación. Tanto médicos como profesionales del deporte recomiendan ampliamente la práctica de natación.