La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha explicado la desviación del déficit en 2018, elevado cinco décimas por el Gobierno de Pedro Sánchez hasta el 2,7%, alegando que los Presupuestos Generales del Estado de este año, elaborados por el anterior Ejecutivo de Mariano Rajoy, contaban con un desfase de 5.480 millones de euros.

"No me habrá escuchado a mí hacer alharacas a propósito de las mentiras que contenía el Presupuesto de 2018 pero, ya que me pregunta, hay 5.480 millones de euros que no están contemplados, por la vía de ingresos o gastos", ha declarado la ministra, ante la pregunta del diputado 'popular' Miguel Ángel Paniagua.

Paniagua había preguntado a la ministra, durante la sesión de control al Gobierno celebrada este miércoles en la Cámara Baja, por la razón por la que sostenía que el objetivo de déficit "no se puede cumplir", atribuyendo esta desviación a que las cuentas estaban siendo ejecutadas por un Ejecutivo socialista.

Montero ha replicado que la AIReF, el Banco de España y la Comisión Europea han señalado que "difícilmente el déficit bajaría del 2,6%", por lo que cree que negociar una nueva senda más flexible ha sido "una tarea responsable".

Asimismo, ha criticado que en las cuentas de 2018 elaboradas por su predecesor, Cristóbal Montoro, no existía consignación presupuestaria para la subida adicional de pensiones, pactada en la Cámara Baja con el PNV, ni para el transporte extrapeninsular en Canarias o Baleares o para las políticas contra la violencia de género, por lo que cumplir con el objetivo de déficit sería "a costa de sacrificar esas políticas".