Soraya Sáenz de Santamaría, de campaña para las primarias del PP.

La candidata a la Presidencia del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, ha confirmado este jueves haber mantenido un encuentro "muy cordial" con María Dolores de Cospedal, que quedó fuera de la lucha final para la batalla del liderazgo del PP, si bien no ha querido profundizar sobre su contenido debido a que se trata de conversaciones "privadas".

La exvicepresidenta ha vuelto a insistir en que trabajará "hasta el final" por una lista única ante el Congreso Extraordinario el mismo día que su rival, Pablo Casado, ha descartado "cien por cien" integrarse en la lista de Santamaría.

En declaraciones a los medios antes de participar en un encuentro con militantes del PP tinerfeño, Sáenz de Santamaría ha dicho estar "satisfecha" de esa conversación con Cospedal, del "tono" y, sobre todo, del "cariño" que la secretaria general del PP le tiene al partido, al que "le ha dedicado muchos años de su vida en un momento muy difícil".

"Tengo la absoluta certeza que pensando todos en el partido encontraremos la mejor solución para este congreso", ha afirmado la exvicepresidenta del Gobierno, que ha recalcado que los afiliados y compromisarios le piden que trabaje por la unidad y así lo hará. "Tengo fama de negociar hasta el último momento y voy a intentarlo hasta el último momento", ha resaltado.

Asimismo, Santamaría ha señalado que ha hablado por teléfono con Pablo Casado, también aspirante a liderar el PP, y espera poder cerrar con él una reunión "larga y tendida" para "hacer un diagnóstico de la situación". A su entender, se trata de analizar lo que les "está pidiendo tantísima gente del partido y, si es posible, culminar ese consenso".