El expresidente catalán Carles Puigdemont, en rueda de prensa en Berlín el pasado 15 de mayo

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha informado a Alemania de que, para evitar el "error" de interpretación de las autoridades belgas, el auto de procesamiento contra el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont que sustenta la euroorden cursada el pasado 23 de marzo es equiparable a una orden de detención y, por tanto, cumple los requisitos formales exigibles.

Por medio de una carta enviada a la fiscal del tribunal alemán que debe decidir sobre la entrega de Puigdemont a España, el magistrado que se encarga del sumario abierto por el "procés" independentista en el Tribunal Supremo ha actuado así para evitar el error de interpretación que, a su juicio, cometieron las autoridades belgas al señalar defectos de forma en la euroorden contra los exconsellers Antonio Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig.

La justicia belga rechazó el miércoles la euroorden dictada contra los exconsejeros catalanes Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig por "defectos de forma" en el procedimiento, al estimar que no tiene "equivalencia" con la orden de detención nacional.

Los belgas consideraron que la orden europea de detención debe basarse en una orden de detención nacional o un documento con valor ejecutivo similar, dice Llarena en su carta, y añade que sus peticiones de entrega se basan en autos de procesamiento, que tienen un valor superior a una orden de detención, y que así informó él al tribunal de Bruselas.

El juez español considera "contrario al principio de confianza recíproca que se valore la naturaleza jurídica de resoluciones previstas en el ordenamiento jurídico español, discrepando de la que el Tribunal Supremo ha informado que tienen".

Trata de evitar en Alemania "el mismo error" que en Bélgica

Llarena, en aras de "evitar alegatos de parte que puedan conducir al mismo error", informa a Alemania de que el auto de procesamiento es una resolución jurídica válida para contenerse en una euroorden y sustentarla. Recuerda que el auto de procesamiento recogía "los hechos y responsabilidades" atribuidos a Puigdemont, una vez terminada la fase de investigación y se acordaba la medida cautelar de prisión que había sido adoptada.

A partir de ese momento, en España, añade Llarena, "dicha resolución es la resolución ejecutiva respecto de la prisión provisional de Carles Puigdemont". En virtud de esa resolución, Puigdemont sería inmediatamente detenido e ingresado en prisión si fuera encontrado en España o se procediera a su entrega.

Recurso de Puigdemont para revocar la orden de detención

Y precisamente, para tratar de conseguir la misma anulación de la euroorden contra Puigdemont que la ocurrida el miércoles en Bélgica, el abogado del expresidente catalán, Wolfgang Schomburg, ha presentado un recurso ante la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein que pide revocar la orden de detención contra su defendido.

La Audiencia alemana deberá ocuparse ahora de este nuevo recurso de la defensa de Puigdemont pero primero tendrá que traducirse del flamenco al alemán la decisión de la justicia belga. Posteriormente, la Fiscalía deberá pronunciarse al respecto antes de que la audiencia empiece a estudiar una decisión que, según la portavoz, probablemente no se producirá antes de la próxima semana.

Por otra parte, la Fiscalía alemana no quiso comentar la decisión de la justicia belga, aunque ha recordado que en Alemania también se analiza si se dan las "condiciones formales" para admitir la entrega a España de Puigdemont, ha indicado a Efe la portavoz de la Fiscalía General de Schleswig-Holstein, Wiebke Hoffelner.

Hoffelner ha señalado que la Fiscalía también podría presentar la semana que viene un nuevo escrito a la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein, que en una primera decisión el 5 de abril pasado consideró inadmisible la extradición por rebelión de Puigdemont, a quien dejó en libertad bajo fianza de 75.000 euros.

Al mismo tiempo, el tribunal requirió a España información adicional sobre el cargo de malversación de fondos, aunque la portavoz no sabe qué día podría llegar a la Audiencia este nuevo escrito, y ha recordado que para la Fiscalía no existe ninguna "fecha tope" ni se ha establecido cuándo debe ocurrir, aunque precisó que "más bien será la semana que viene y no esta".