Theresa May el pasado martes en el Parlamento británico.

La primera ministra conservadora acababa de recibir un duro revés pocos minutos antes: la Cámara de los Comunes aprobó por 311 votos contra 293 una "moción de desacato" sin precedentes contra su ejecutivo por haberse negado a proporcionar en su integralidad los informes legales sobre el acuerdo.

Theresa May, se ha hecho con dos importantes victorias en el marco del Brexit —el respaldo de su Gobierno y el visto bueno de Bruselas— en el Parlamento británico las cosas no están siendo sencillas. Ella se ha esforzado por defender su acuerdo en el que ha sido el primer de cinco días de debate en un parlamento hostil, pero ha recibido ya el primer "golpe". Su gobierno ha sido condenado por "desacato", acentuando su fragilidad y sus perspectivas de fracaso.

"La única solución que perdurará es una que responda a las preocupaciones de quienes votaron por abandonar la UE y tranquilice a quienes votaron por permanecer. Esta riña ya ha durado bastante, es corrosiva para nuestra política y la vida depende del compromiso", ha afirmado May al abrir cinco días de debate que se anuncian acalorados.

La única solución que perdurará es una que responda a las preocupaciones de quienes votaron por abandonar la UE y tranquilice a quienes votaron por permanecer

Tras perder la votación, el gobierno ha accedido a publicar los cientos de páginas de informes, que hasta ahora había limitado a un rápido resumen alegando que se trataba de documentos confidenciales.