El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la rueda de prensa posterior al encuentro con Kim Jong-un

Satisfecho por el resultado de su encuentro con Kim Jong-un, Donald Trump ha comparecido ante los medios para exhibir las bondades del acuerdo alcanzado y ha deslizado que Estados Unidos suspenderá las maniobras conjuntas que lleva a cabo con Corea del Sur en la península coreana para facilitar las conversaciones en torno a la desnuclearización de Corea del Norte, si bien ha asegurado que, por el momento, se mantienen las sanciones contra Pyongyang.

"Hemos hecho estos ejercicios durante mucho tiempo junto a Corea del Sur", ha Trump, ha señalado Trump en una multitudinaria rueda de prensa: "Si se dan las circunstancias, lo estamos negociando... Creo que es inapropiado llevar a cabo juegos de guerra", ha apostillado, al tiempo que dejaba caer que la suspensión de las maniobras "es algo que apreciará [Corea del Norte]".

De hecho, el presidente estadounidense ha vuelto a calificar esos ejercicios militares de "muy provocadores", como ya había hecho en sus primeras declaraciones tras reunirse con el líder nocoreano. Asimismo, ha insistido en que la suspensión de los mismos supondrá "un tremendo ahorro", ya que Seúl contribuye económicamente a los mismos, "aunque no al cien por cien", ha recordado Trump, quien ha repetido que son "tremendamente caros".

Trump, no obstante, ha precisado que, por el momento, "no se van a reducir las capacidades militares" de Estados Unidos en Corea del Sur, donde Washington mantiene desplegados unos 28.500 efectivos. "Quiero ser capaz de devolverlos en algún momento, pero esto no es parte de lo que discutimos hoy", ha subrayado el mandatario al ser preguntado por la posible retirada de las tropas.