Resultado de imagen de aborto irlanda

El sí a la reforma del aborto en Irlanda ha ganado con el 66,4% de los votos (1.429.981 de votos) frente al 36,4% (723.632 votos) que ha defendido la legislación vigente en un referéndum histórico. Los resultados definitivos dan al Gobierno del partido democristiano Fine Gael vía libre para cambiar la ley y permitir el aborto en todas las circunstancias durante las primeras doce semanas de embarazo y, en casos excepcionales, hasta las veinticuatro.

Un 64,1% del electorado ha votado, lo que supone participación más alta desde el referéndum sobre la legalización del divorcio de 1996, después del cual se han celebrado veintiún plebiscitos más.

Solo en un condado, el de Donegal, se ha impuesto el 'no' a la reforma, con el 51,9% de los votos, como ocurrió en la consulta sobre el matrimonio homosexual de 2015, cuando solo una circunscripción de la Irlanda rural dijo "no", en un país profundamente católico.

El cambio previsto es enorme, pues, todavía hoy, nueve mujeres de este país, según cifras oficiales, viajarán al extranjero para abortar y tres tomarán una píldora comprada por internet para terminar su embarazo, sin la asistencia de un médico por la amenaza de penas de cárcel de hasta 14 años para ambos.

"Lo que hemos visto hoy es la culminación de una revolución silenciosa que ha ocurrido en los últimos diez o veinte años", ha celebrado el primer ministro, Leo Varadkar, quien ha asegurado que las urnas le han otorgado un mandato firme para liberalizar la legislación vigente, una de las más duras de Europa, y que los resultados demuestran la unidad del país en un asunto que ha provocado división durante décadas.