El Ayuntamiento de Granadilla de Abona, a través de la Concejalía de Obras, inició esta semana el proyecto de mejora y repavimentación de la calle de la iglesia de Chimiche, destinándose para ello un presupuesto municipal que ronda los 63.000 euros. El alcalde, José Domingo Regalado González; la concejala de Obras, Concepción Cabrera Venero, y el edil de Transportes, Fredi Oramas Chávez, visitaron ayer la zona para supervisar el comienzo de los trabajos.

La actuación, explica Regalado González, trata de solventar el estado de deterioro que presenta en la actualidad el firme de esta carretera que se localiza en el corazón del núcleo rural, además de dar respuesta a una antigua demanda poblacional. Por su parte, Concepción Cabrera argumenta que la carretera, con un firme bastante dañado, registra un significativo tráfico en esta parte de las medianías del municipio, no solo por parte de los residentes sino por ser punto de conexión para la población y demás visitantes entre la autopista TF-1 y la zona alta de Granadilla de Abona.

Los trabajos, cuyo periodo de ejecución es de alrededor de tres semanas, consistirán básicamente en el asfaltado de esta vía, que comprende una extensión de 640 metros, desde la TF-28 (antigua carretera del Sur) hasta el cruce con la calle La Tosquita; además de la colocación de la señalización horizontal de la vía. Los responsables municipales recomiendan a los usuarios tener en cuenta el cierre de esta parte de la carretera y puntualizan que se trabajando para cumplir con los plazos de la obra y que pueda concluirse con la máxima celeridad posible.

Servicios jurídicos y asesoramiento náutico. Despacho de abogados en Bilbao, Gran Via 19