Imagen relacionada  La mayoría de los vecinos de la zona pensaban, de hecho, que nadie residía en ese domicilio. Sin embargo, ayer, los bomberos acudieron a apagar un incendio, con humo intenso y olor a plástico quemado, y encontraron el cadáver de una mujer en el suelo. Además, la persona tenía signos de haber sido golpeada, con un fuerte traumatismo en un ojo y otras lesiones.

La víctima, que fue identificada como María Victoria Z.M., tenía 44 años, según explicaron las fuentes consultadas. La fallecida residía en este inmueble con su pareja.

El cuerpo sin vida estaba tapado por una toalla. Y tanto el cadáver como el suelo estaban impregnados con un líquido que sirve de acelerante para el fuego.

Además, para provocar una explosión que destruyera, aún más, posibles pruebas y el propio cadáver, la misma persona dejó dos bombonas de butano a pocos centímetros de la víctima.

La persona vinculada con la muerte de la mujer o que quiso ocultar pruebas dejó otros indicios que llevaron a pensar a los investigadores de la Policía Nacional que se trata de un homicidio o un asesinato. 

Servicios jurídicos y asesoramiento náutico. Despacho de abogados en Bilbao, Gran Via 19