El Pleno del Ayuntamiento de Arona aprobó ayer (30 de marzo) la propuesta presentada por la concejal de Hacienda, Raquel García, para modificar la Ordenanza Fiscal municipal número 22 y reducir progresivamente el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) un 4%, una medida que aún tiene que superar el periodo de alegaciones y la posterior aprobación definitiva por el Pleno, por lo que se aplicaría en el recibo de 2018. La bajada de la habitualmente denominada “contribución” ha tenido que esperar a la liquidación del Presupuesto de 2016, que recoge un superávit superior a los 17 millones de euros, con lo que “ya estamos en situación de poder iniciar nuestro compromiso de reducir los impuestos de manera progresiva, realista y legal”.

Raquel García explica que la propuesta aprobada ayer de forma inicial, con los votos a favor de los grupos de PSOE, CxA y CC, y la abstención de PP, supondrá la reducción del tipo de gravamen del IBI en 2 décimas para el ejercicio 2018 y de dos décimas más para 2019 y siguientes. Así, bajará del actual 0,59 a uno de 0,57 para 2018 y 0,55 para 2019 y siguientes. Esto supondrá una bajada media de entre un 3 y un 4 % del recibo cada año.

Servicios jurídicos y asesoramiento náutico. Despacho de abogados en Bilbao, Gran Via 19