Resultado de imagen de Bruselas rebaja las previsiones de crecimiento para España La Comisión Europea (CE) ha rebajado su previsión de crecimiento para España en los años 2018 y 2019.

El Ejecutivo comunitario estima ahora que la economía crecerá un 2,6% este año y un 2,2% en 2019, lo que supone una revisión a la baja de dos décimas en ambos casos. El dato de Bruselas coincide con lo señalado hace tres semanas por el Gobierno, que es más optimista que la Comisión en 2019.

Al mismo tiempo, la CE cree que España logrará bajar el déficit público del 3% ya en 2018 y salir así del Protocolo de Déficit Excesivo (PDE). La Comisión Europea estima que el desfase en las cuentas públicas será del 2,7% del PIB, en línea con lo previsto por el Gobierno, pero muy superior a lo pactado por el anterior Ejecutivo del PP (2,2%).

Donde no hay concordancia es en las cifras de déficit para el año que viene. La CE espera que sea del 2,1% del PIB, tres décimas más de lo que defiende el Ejecutivo central (1,8%) y ocho décimas más de lo estimado por el Gobierno del Rajoy (1,3%).

España no va a hacer ningún esfuerzo estructural en la reducción de déficit

Bruselas valora la reducción "neta" del déficit, pero asegura que España no va a hacer ningún esfuerzo estructural, tal y como defiende el Ejecutivo de Pedro Sánchez, ni en 2019 ni en 2020. Es más, espera que empeore alrededor de un 0,25% del PIB este 2018.

El análisis sobre España, incluido en las previsiones de otoño presentadas este jueves por el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, señala que los pronósticos realizados por Bruselas se basan en una evaluación más "cautelosa" de las medidas incluidas en el plan presupuestario enviado por el Gobierno de España, y que esa es la razón por la que las cifras no coinciden.

"Las diferencias entre proyecciones es algo normal, ocurre y ha ocurrido en el pasado con los gobiernos anteriores", ha dicho Moscovici, quien ha querido destacar que la cooperación con las autoridades españolas ha sido "muy buena", e incluso ha citado como ejemplo la carta enviada por el Ejecutivo español como respuesta a la petición de Bruselas de pedir aclaraciones sobre el plan presupuestario.

Bruselas duda de la recaudación prevista por el Gobierno

En este sentido, Bruselas ha destacado que "hay incertidumbre respecto al rendimiento de algunos de los nuevos impuestos [planeados por el Ejecutivo]" y, más concretamente, con la tasa tecnológica -la llamada tasa Google- por la que Hacienda calcula que recaudará 1.200 millones. Moscovici también ha puesto en duda la recaudación prevista por algunas medidas antifraude, por los que se recaudarán otros 828 millones extra.

Otro de los puntos con los que surgen dudas es con el "impacto fiscal del aumento del salario mínimo" a 900 euros mensuales. Fuentes comunitarias han explicado a la agencia Efe que mejorará la recaudación por cotizaciones sociales, pero frente a los 1.500 millones de euros que estima el Gobierno español ellos calculan que será de "un poco más de 1.000 millones".

"Además, algunas de las medidas de gasto planificadas pueden no ejecutarse en su totalidad", señala Bruselas sin especificar nada más en el documento. Moscovici ha afirmado que este punto se corresponde con la inversión de los gobiernos locales, que no van a poder ejecutarse en su totalidad por las elecciones municipales del año que viene.

Entre los riesgos para el déficit, la Comisión Europea destaca también el pago de la compensación que se tendrá que afrontar tras declarar nula la justicia la privatización de Aigües Ter-Llobregat (ATLL). El consorcio encabezado por Acciona ha cifrado en 1.036 millones la compensación total adeudada por la Generalitat, después de que ésta hiciera efectiva la anulación del contrato de la concesión de ATLL.