Resultado de imagen de El Iberostar Tenerife El Iberostar Tenerife quiere aprovechar su buena racha de resultados en la Liga Endesa y prolongarla también en la Basketball Champions League, donde ya ganó la pasada semana en el Santiago Martín al Telekom Bonn.

El conjunto aurinegro se desplaza a Francia para afrontar la segunda jornada de la competición continental ante el Nanterre 92. En tierras galas espera un rival que cayó en la primera jornada en la cancha del Opava checo.

El conjunto francés también tiene experiencia en Europa ya que atesora dos títulos continentales en sus vitrinas: la Eurochallenge de 2015 y la FIBA Europe Cup de 2017. El equipo francés ganó la PRO A, máxima categoría del baloncesto de su país, en una ocasión, en 2013.

El grupo de Pascal Donnadieu, uno de los ilustres del basket galo (dirige al Nanterre 92 desde el año 87 y es ayudante de Vincent Collet en la selección absoluta), se plantó en la fase de grupos tras deshacerse con holgura del Karhu finés y el sábado pasado sacó adelante un duro compromiso en la PRO A, al imponerse al Dijon (77-73), hasta entonces invicto en su competición doméstica.

El físico privilegiado de Lahaou Konaté en el exterior (promedia 17 puntos y casi ocho rebotes en liga, tras cuatro jornadas), el peligro desde el 6,75 del lituano Juskevicius, la dirección de Waters, la calidad de Hugo Invernizzi o el poder interior de Julian Gamble, serán algunos de los argumentos a contrarrestar por parte de un equipo, el Iberostar Tenerife, que tratará de llevar el partido a su terreno imponiendo sus señas de identidad: una defensa intensa, criterio y solidaridad a la hora de mover el balón y esfuerzo colectivo.