Wanda Metropolitano, destino final

La puesta en marcha de otra edición de la Liga de Campeones, que empieza a funcionar este martes, supone una nueva amenaza al reinado europeo del Real Madrid, ganador de las tres últimas ediciones, cuatro en el lustro reciente y que abre el fuego ante el ante el Roma A.C (miércoles 21:00 Santiago Bernabéu). El verdugo del Barça en los cuartos de final de la pasada edición es una prueba de toque más que exigente para un Madrid obligado a reinventarse.

El conjunto blanco acapara el dominio evidente del fútbol español en la máxima competición de clubes. En estos cinco años, el póquer de éxitos madridista se completa con el triunfo que consiguió el Barcelona en la campaña 2014-2015, cuando el equipo azulgrana sumó su quinto y, hasta ahora, último trofeo.

La marcha de Cristiano Ronaldo y de Zinedine Zidane, determinantes en los éxitos recientes del campeón invade de incógnitas el futuro competitivo del Real Madrid, incapaz de compensar la fuga del luso con otro futbolista galáctico. Con Julen Lopetegui a la cabeza el plantel blanco se ha tenido que recomponer y adaptar su fisonomía a la ausencia del máximo goleador de la competición. Tras su buen inicio en La Liga, a pesar del empate en San Mamés, el conjunto blanco deberá activar el 'modo Champions' y enfocarse en su competición fetiche.

El campeón pretende ensanchar la historia de la competición. El Barcelona, que se estrena ante el PSV Eindhoven (martes 19:00, Camp Nou), busca enmendar el aspecto gris que ha arrastrado en los últimos cursos y el Atlético Madrid, que debuta ante el Mónaco en el Principado (martes 21:00, estadio Luis II), tratará de conseguir un título del que adolece su palmarés. Del que ha estado cerca y que ha terminado por convertirse en una obsesión y una cuenta pendiente.

Ambos equipos han comenzado con diferente dinámica la competición doméstica. Mientras el Barça encabeza la Liga con pleno de victorias tras ganar en Anoeta, el Atlético ha firmado el peor arranque liguero de la 'era Simeone'.

El hecho de que el l estadio Wanda Metropolitano, feudo delconjunto colchonero, sea el destino final de la Liga de Campeones 2018-2019 es un plus para los colchoneros en una edición que irrumpe esta semana con la fase de grupos y que echará el cierre el 1 de junio del próximo año y que cuenta con la novedad de dos horarios diferenciados (19:00 y 21:00).