La selección española femenina Sub-19 se ha llevado este lunes el Europeo disputado en Suiza tras batir por un gol a cero, con un solitario tanto de falta de María Llompart a 10 minutos para el final del encuentro, a Alemania en la final.

Las de Jorge Vilda revalidaron, de esta forma, el título conseguido el pasado año frente a Francia en lo que era su quinta final seguida tras ser subcampeonas en 2014, 2015 y 2016. Este miércoles España se convirtió, por tercera vez, campeona de Europa en esta categoría sumado al triunfo en la campaña pasada y al de 2004. Eso sí, con sufrimiento. Porque el combinado nacional dispuso de varias ocasiones claras durante el partido pero el balón no quería entrar.

Los primeros compases del choque fueron dignos de una final, muy disputados. La primera ocasión tuvo el nombre de Anna Torroda. La centrocampista probó suerte desde el área pequeña con un disparo que no puso en problemas a Stina Johannes, guardameta alemana. En general, las de Jorge Vilda fueron más incisivas en ataque durante los primeros 45 minutos.

El primer acercamiento del combinado germano tuvo lugar casi a la media hora, con un lanzamiento desde la frontal de Sydney Lohmann. Los últimos diez minutos tuvieron como protagonista a España, con un gran remate al larguero de Rosa Márquez y después con Nerea Eizaguirre poniendo en apuros a la portera teutona con un centro envenenado. El asedio español siguió y Teresa Abelleiratuvo en sus botas el gol a pocos minutos para el descanso. La pontevedresa regateó en el pico del área para disparar muy cerca de la escuadra derecha.

En la reanudación, y tras perdonar demasiado en la primera parte, las españolas bajaron el ritmo, aunque un remate potente de Eizaguirre hizo temblar, de nuevo, la portería de Johannes. Antes de llegar al ecuador del segundo tiempo, Athenea del Castillo produjo un nuevo poste para España con un pase raso que no encontró compañera. Diez minutos después, la arquera alemana sacó un disparo desde dentro del área a Olga Carmona.

La maldición de los palos para España no cesó y Carla Bautista volvió a estrellar otro remate en la madera, pero la insistencia de las de Vilda tuvo premio. Una falta en la frontal lanzada por María Llompart se coló directamente en el marco de Johannes, poniendo el 0-1 en el marcador. Pese al peligro alemán en los últimos instantes, España aguantó para llevarse el trofeo y explotar de alegría con el pitido final.