TEA Tenerife Espacio de las Artes, centro de arte contemporáneo del Cabildo, ha organizado para el viernes [día 16] un encuentro y un taller de Neumomanías con el artista Suso de la Rosa. Esta actividad, que se desarrollará de 17:00 a 20:00 horas y que está vinculada a la exposición Casi el azar: Óscar Domínguez, la decalcomanía y sus derivas, es gratuita aunque requiere inscripción previa. Las personas interesadas en asistir a la misma deberán enviar un correo con sus datos personales a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En este encuentro Suso de la Rosa -que actualmente exhibe su instalación pictórica Neumomanías (2018) en el contexto de la muestra colectiva Casi el azar: Óscar Domínguez, la decalcomanía y sus derivas– reflexionará sobre la técnica de la neumomanía, una práctica pictórica que se nutre del impulso gestual de la decalcomanía, así como de otras aportaciones de artistas del siglo XIX y XX. En este encuentro-taller, el artista expondrá un breve recorrido por su trabajo, deteniéndose especialmente en los rasgos esenciales de este procedimiento y en el alcance de esta técnica de carácter automatista. El taller práctico consistirá en una obra de pequeño formato dentro de los parámetros básicos de esta técnica.

Suso de la Rosa (Tenerife, 1960) es un artista vinculado a las principales corrientes del arte canario del siglo XX. Autodenominado como racional-surrealista, ha trabajado diversas series y procedimientos artísticos. Observador atento de los hechos históricos del arte moderno de las Islas, su obra se desarrolla en un ámbito dual heredado que, en parte, trata de conciliar en una visión unificada. Trabajos como la serie Racional (1989-1992) están directamente influidos por la arquitectura racionalista canaria; en la serie Jardines de los Modernos (2001-2003) homenajea a algunos artistas de la modernidad europea. Asimismo, en sus trabajos Horizontal y Serial (1988-89) emplea pinturas líquidas en las que se conjuga el automatismo pictórico, el azar y la técnica.

En 1998 participa en la Bienal de Dakar con obras de su serie Anacrónicas, donde muestra visiones cercanas a un realismo mágico y onírico, con una ambientación cromática derivada de los colour-fields del expresionismo abstracto. Esta obra, que fue presentada en la exposición Mundo, Magia, Memoria (1997) está realizada con ceras en capas superpuestas, usando como herramienta espátulas metálicas. Por sus referencias históricas y una técnica casi de orfebrería, la obra posee un carácter plenamente antimoderno que la relaciona con actitudes cercanas al surrealismo. Actualmente practica una técnica denominada Neumomanía, utilizando rastros de objetos diferentes de las herramientas pictóricas clásicas. Algunas de estas obras han podido verse una exposición colectiva sobre arte canario presentada en el Instituto Cervantes de Casablanca (2013).

Casi el azar: Óscar Domínguez, la decalcomanía y sus derivas es una exposición que reúne la obra de una veintena artistas que han trabajado la técnica de la decalcomanía en su experimentación sobre el automatismo gestual pictórico. Esta muestra, comisariada por Isidro Hernández, recoge diversas obras de la Colección TEA pertenecientes a Óscar Domínguez como punto de partida para reflexionar sobre automatismos y procesos de pintura gestual que han querido explorar y ampliar las posibilidades de esta técnica inventada por el surrealista tinerfeño.

Más de medio centenar obras (pinturas, fotografías, instalaciones, fotograbados, dibujos, proyectos audiovisuales, videoanimaciones, decalcomanías, litografías….) realizadas entre los años 1936 y 2018 conforman esta muestra que se puede visitar en TEA Tenerife Espacio de las Artes hasta el 2 de diciembre, de martes a domingo de de 10:00 a 20:00 horas.

En Casi el azar el espectador se encontrará con obras de autores de una generación más actual, entre los que se encuentran Julio Blancas, Armenia Acosta, Lecuona y Hernández, Sema Castro, Paco Guillén, Suso de la Rosa o Gabriel Roca, quienes desde sus diferentes trayectorias han sabido reinterpretar la técnica de la decalcomanía, inventada por Óscar Domínguez.