El presidente y la secretaria general de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Carlos Berzosa (d) y Estrella Galán (i), durante la presentación de su informe anual "Las personas refugiadas en España y Europa", en el que recogen las principales cifras en materia de asilo, tanto a nivel estatal como europeo, y analizan la acogida en nuestro país y el rescate de víctimas en el Mediterráneo. EFE

 El recrudecimiento de la convulsa situación política y la crisis de la economía venezolana disparó el pasado año el número de solicitantes de asilo en España, pasando de los 596 de 2015 a 3.960, principalmente personas de clase media contrarias a la postura del Gobierno.

Así lo asegura el informe anual "Las personas refugiadas en España y Europa" presentado hoy por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), que destaca que nuestro país registró en 2016 15.755 solicitudes de asilo (874 más que en 2015), el mayor número desde la aprobación de la primera Ley de Asilo en 1984.

El pasado año estuvo marcado por el acusado ascenso de solicitantes procedentes de Venezuela, país que pasó de 19 demandantes en 2010 a 52 en 2011, 28 en 2012, 35 en 2013, 124 en 2014, 596 en 2015 y 3.960 en 2016.

Fueron principalmente las personas de clase media (docentes, periodistas, funcionarios y empresarios), que generalmente alegan una posición política contraria al Gobierno o persecución por motivo de la orientación sexual.

CEAR explica este éxodo en el "recrudecimiento de la convulsa situación política y la crisis de la economía nacional", unas circunstancias que también se han notado en Estados Unidos, donde igualmente los venezolanos encabezaron la demanda de protección internacional en 2016.

De esta forma, y de acuerdo con los datos del Servicio de Ciudadanía e Inmigración estadounidense, 18.155 venezolanos solicitaron asilo el año pasado, un aumento del 150 % respecto a 2015 y del 600 % en relación a 2014.

Servicios jurídicos y asesoramiento náutico. Despacho de abogados en Bilbao, Gran Via 19