Resultado de imagen de El Iberostar Tenerife campeon

El Iberostar Tenerife se ha proclamado campeón de la primera edición de la Liga de Campeones al derrotar en la final al Banvit turco por 63-59, en un duelo intenso y muy emocionante en los instantes finales.

El equipo de Txus Vidorreta sigue haciendo historia esta temporada y logra un nuevo éxito, hasta ahora el más importante de su historia, después de una gran y fenomenal trabajo para alcanzar ese éxito final.

Como era de prever, fue un duelo de mucha intensidad entre dos conjuntos muy defensivos y con grandes jugadores en sus filas. En esta ocasión, Marius Grigonis fue uno de los protagonistas del cuadro español, terminó el choque con 18 puntos, secundado por Davin White, un escolta al que no le tembló la mano cuando tuvo que romper la igualdad a falta de un minuto para el final (63-57).

El cuadro insular, salvo en el inicio del choque (0-3), siempre fue por delante en el marcador, el escolta lituano Marius Grigonis avisó de que el quería ser protagonista al anotar dos triples y poner el marcador en 9-5.

El trabajo defensivo del Iberostar Tenerife estaba dando sus frutos y, por lo pronto, el líder del Banvit, Jordan Theodore, no estaba teniendo su habitual juego, pero aunque el dominio era local, el Banvit nunca se dejó ir del choque y sus aleros mostraban, en ocasiones, su buen juego y lanzamientos.

El 23-14 del minuto 13 parecía que iba a ser importante. Tiempo muerto de Flipovski y de nuevo el Banvit salió al ataque, ante un cuadro tinerfeño que entró en una fase de precipitación y errores en ataque, lo que supuso que su rival se acercara hasta los dos puntos (23-21).

Esta sequía anotadora del equipo tinerfeño la rompió Rodrigo San Miguel con un fenomenal triple (26-21), un base zaragozano que volvería a intentarlo de tres puntos (29-26) para alejar de nuevo al rival.

En el tercer cuarto no cambió nada. Los dos equipos trabajaron mucho en defensa y aprovechaban cualquier pequeña ocasión para tirar a canasta. No había un dominador claro, aunque el conjunto turco apretó mucho más y aprovechó el desacierto local, y una técnica a San Miguel supuso el 34-34, pero apareció, al menos en este momento, Aaron Doornekamp para poner el 37-34.

Con un triple de Grigonis (40-34) se lograba respirar algo y la apuesta de Petit en el juego interior impulsó, no solo al equipo sino también al público (47-38).

El último cuarto fue muy intenso con dos equipos que no querían fallar y querían alzarse con la victoria. Theodore lideró a su equipo y por los canaristas estaba más repartidos.

Así Grigonis pondría el 58-53 y cuando el partido estaba caliente (58-57), dos acciones de Davin White en el último minuto hizo que el partido se fuera al 63-57 y la victoria del conjunto lagunero en las manos.

Servicios jurídicos y asesoramiento náutico. Despacho de abogados en Bilbao, Gran Via 19