“El Teide es de todos y su conservación también debe ser una preocupación común”. Con estas palabras, el presidente del Cabildo, Carlos Alonso, recordó el día en que se conmemora el décimo aniversario de su declaración como Patrimonio de la Humanidad, la responsabilidad “que tenemos todos” de inculcar en “nuestros ciudadanos más jóvenes” el cuidado y mejora del entorno del Teide que es –aseguró- “el mejor aula natural para la enseñanza y el aprendizaje de los valores medioambientales”.

Uno de los retos que se ha marcado el Cabildo es aprovechar los valores del Teide como laboratorio de estudio y aula de naturaleza, “donde las nuevas generaciones, esas que estamos preparando para el Tenerife de 2030, puedan aprender de primera mano las particularidades de este enclave volcánico”, señaló el presidente.

Servicios jurídicos y asesoramiento náutico. Despacho de abogados en Bilbao, Gran Via 19