El archipiélago de Canarias ha levantado alertas desde inicio de mes, cuando comenzaron a registrarse en la isla de La Palma centenares de temblores alrededor de un volcán que lleva casi medio siglo dormido. Los expertos advierten que la fuerte actividad del volcán Cumbre Vieja podría provocar un megatsunami  que sumergiría el noroeste africano y el sur del Reino Unido en cuestión de horas.

Ante las crecientes preocupaciones, un equipo de científicos fue enviado al archipiélago español para monitorearlos movimientos alrededor del volcán y realizar diferentes tipos de análisis en el agua subterránea cerca del coloso. Las resultados de las pruebas preliminares han hecho disminuir el nivel de alarma, al menos, temporalmente.

"El Comité Científico de Evaluación y Seguimiento de Fenómenos Volcánicos (CCES) ha concluido que la actividad volcánica no supone ninguna situación de riesgo para la población", declaró el Gobierno de Canarias en un comunicado, aclarando, no obstante, que la actividad magmática continúa.