El director del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), Rafael Rebolo, se ha mostrado optimista en cuanto a que el gran telescopio TMT, de 30 metros de diámetro, se instale en la isla canaria de La Palma y no en Hawai (EEUU).

La ubicación dependerá de la decisión que la Corte Suprema de Hawai adopte de la reclamación de los residentes en la zona del volcán Mauna Kea, que se oponen a su construcción en ese lugar porque para ellos se trata de una montaña sagrada y colocar ahí ese instrumento atenta contra sus prácticas culturales.

El director del IAC ha recordado que cabe la posibilidad de que la Corte Suprema reconozca esos derechos, con lo que el telescopio se ubicaría en La Palma.

Las conversaciones con los promotores del TMT se iniciaron hace años y Rafael Rebolo cree que durante este tiempo desde el IAC se ha conseguido que los países que lo promueve y no tienen instalaciones en los observatorios de Canarias, como Canadá, China e India, o tienen poca presencia, casos de EEUU y Japón, han comprobado que reúnen condiciones "excepcionales".

De este modo, los representantes de esos países saben que los observatorios del Roque de los Muchachos (La Palma) y El Teide (Tenerife) que pueden ser una alternativa "extraordinaria" a Hawai y Chile, y que en Canarias las condiciones del cielo son "muy buenas".

Pero, ha añadido Rafael Rebolo, también han comprobado que son "muy buenas" las condiciones de construcción y funcionamiento para un telescopio como el TMT, que es para unos 70 años.

Según Rafael Rebolo, ubicar el TMT en La Palma ahorrará a sus promotores cientos de millones de euros, por lo que es optimista y cree que se podría lograr su construcción en Canarias aunque la Corte Suprema permita que se construya en Hawai.

Los procesos administrativos para su posible construcción en La Palma avanzan y las administraciones se reafirman en que se trata de una prioridad, porque entienden que ayudar a avanzar a la ciencia y además tendrá un gran impacto en la creación de puestos de trabajo de alto nivelo, ha indicado Rafael Rebolo.

Ha explicado que del TMT dependerán 150 empleos de forma directa y unos 300 de modo indirecto, durante unos 70 años