El viceconsejero de Infraestructuras y Transportes del Gobierno de Canarias, Onán Cruz, ha informado que la Consejería de Obras Públicas y Transportes, que dirige Pablo Rodríguez, iniciará el próximo lunes los trabajos de la colocación de la primera capa de asfalto de un nuevo tramo de la carretera LP-2 que discurre entre el núcleo urbano de Los Canarios y el mirador de El Charco, y que se enmarca dentro del proyecto de acondicionamiento de la carretera San Simón-Tajuya, en la isla de La Palma.

El viceconsejero destacó la importancia de avanzar en las obras de acondicionamiento del tramo de siete kilómetros de la carretera que discurre entre San Simón y Tajuya y afirmó: “En la siguiente fase de asfaltado, que comenzará en los próximos meses, se darán por concluidos los siete kilómetros que estaban pendientes de asfaltar entre Los Canarios y El Charco”.

Onán Cruz señaló que la Consejería de Obras Públicas y Transportes está avanzando en los trabajos de mejora de esta vía, y recordó que el objetivo de esta actuación es lograr una circulación más segura, al pasar de ser una vía de seis metros de anchura, sin arcenes, a una nueva plataforma de ocho metros disponibles, junto con un carril bici de tres metros de anchura. En este sentido, el viceconsejero señaló: “Se ha corregido notablemente el trazado y la red de drenaje transversal, para evitar consecuencias ante las complicadas condiciones meteorológicas que se suelen dar en esta zona de la Isla y las mejoras en esta vía garantizarán la circulación de una manera cómoda y segura”.

Los trabajos de asfaltado que se llevarán a cabo durante las próximas semanas se centrarán en el tramo que discurre, desde punto kilométrico 28+500 al 29+500. Onán Cruz explicó que se decidió actuar por subtramos, con la intención de interferir lo menos posible en el buen funcionamiento del tráfico.

El viceconsejero afirmó que esta actuación demuestra la clara apuesta de la Consejería de Obras Públicas y Transportes por avanzar en la ejecución de la LP-2, “una obra en la que invertimos el pasado año cerca de nueve millones de euros”, dijo y añadió que para este año 2018 se destinarán 10 millones de euros, “lo que permitirá que esta carretera alcance unas condiciones más adecuadas para continuar siendo clave en el desarrollo y las comunicaciones de la isla de La Palma”.

Para la ejecución del asfaltado, se realizarán cortes de tráfico por tramos, como se ha hecho hasta ahora, con señalización luminosa, para ocasionar las mínimas molestias posibles a los usuarios de la vía.