El Cabildo de La Palma incorporará a su presupuesto una cantidad de 7,7 millones de euros para la ejecución de un paquete de obras que se aprobará hoy en sesión plenaria, actuaciones entre las que destaca el inicio de la remodelación de la avenida Marítima, en la capital.

Estos fondos pertenecen al remanente de Tesorería del pasado ejercicio y se tienen que destinar por ley a inversiones financieramente sostenibles, es decir, aquellas que están encaminadas a mejorar de alguna forma las condiciones de vida y los servicios a los ciudadanos. Deben estar hechas con miras a largo plazo, con una vida útil de al menos cinco años, y están sujetas a un control presupuestario que garantice que son sostenibles financieramente para la entidad local.

Casi dos millones de euros se invertirán en la remodelación de la avenida Marítima, en el tramo que discurre desde la entrada al casco urbano (junto a la entrada norte del Puerto) hasta la avenida del Puente, incluyendo actuaciones de mejora en la calle Álvarez de Abreu, en la trasera de los edificios de la institución insular y de la Dirección General del Estado en La Palma.

También destaca el millón de euros para la red troncal de telecomunicaciones donde irá instalada la red de fibra óptica, además de fondos para actuaciones de medio ambiente, básicamente tratamientos servícolas y arreglo de pistas que se entienden fundamentales para luchar contra incendios forestales; la rehabilitación de la zona comercial abierta de Puerto de Naos y dos actuaciones viales: reasfaltados de un tramo de la carretera del Norte a su paso por Puntallana y otro entre Tajuya y la circunvalación de Los Llanos de Aridane.

Habrá que tener en cuenta la capacidad real de la corporación para la contratación de todas las acciones que están programadas en este año, sobre todo con los problemas que ya ha demostrado con el Fdcan. Y es que el remanente no es la única incorporación económica que la institución insular contempla a lo largo de este ejercicio, ya que una parte de las obras que ejecutó con cargo al Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan) la llevó a cargo con su propio presupuesto, sobre unos nueve millones de euros que recuperará en 2018 o, para ser exactos, en cuestión de semanas.