El rector de la Universidad de La Laguna, Antonio Martinón, y el presidente del Cabildo Insular de La Gomera, Casimiro Curbelo, han firmado hoy 18 de junio un convenio de colaboración por el que se pone en marcha la Cátedra Científico Cultural de Silbo Gomero promovida por esta institución académica, con la pretensión de acercar este genuino lenguaje al rigor académico y, de paso, despojarlo del folklorismo, señalaron sus proponentes.

La cátedra pretende asimismo acreditar la formación de los maestros o profesionales en esta materia, de tal modo que exista una formación explícita en esta disciplina y, a su vez, un censo oficial de formadores. La iniciativa pretende también crear un fondo bibliográfico que aglutine todos los estudios –hoy por hoy dispersos- sobre lenguajes silbados y que pueda por tanto constituirse en referente para los investigadores que solicitan información y acceso a documentación especializada. También persigue poner en marcha actividades de difusión y de investigación.

Los responsables académicos de esta cátedra cultural, dependiente del Vicerrectorado de Relaciones con la Sociedad, son los catedráticos Marcial Morera y Amador Guarro. El primero de ellos sostuvo en la rueda de prensa de presentación que este tipo de lenguaje es “fruto del ingenio humano, que ha reducido todos los sistemas fonológicos del mundo a lo esencial”, explicó el lingüista.

Morera mostró su extrañeza por el hecho de que ninguna universidad española se haya interesado por el silbo gomero, que es a su modo de ver un claro ejemplo de cómo se construye un lenguaje semántico completo mediante una extrema simplicidad. “El silbo se está convirtiendo en una religión”, prosiguió. “Hoy se dice que hay silbo en casi todas las islas, lo que es falso. Hay que tener mucho cuidado con este tipo de bulos”. El experto se mostró complacido con la idea de sacar al silbo gomero del ámbito del folklore exclusivamente para atraerlo hacia el rigor científico, señaló.

Por su parte, Casimiro Curbelo apuntó que este convenio es fiel reflejo de las “excelentes relaciones” que mantienen la Universidad de La Laguna y la institución que él preside, al tiempo que enfatizó la necesidad de proteger esta práctica comunicativa y acercarla a la institución académica. “El silbo es patrimonio del mundo, no solo de los gomeros, así que me parece muy acertado separarlo de tentaciones folkloristas”.

El presidente del cabildo insular anunció que se prevé la puesta en marcha de un museo del silbo, junto con una programación anual de actividades para darlo a conocer más. “Se trata de un bien tan excepcional que no habrá tecnología que lo desplace”, vaticinó. De hecho, Marcial Morera recordó que hace unos años la Universidad de La Laguna celebró un congreso internacional sobre esta materia y a él acudieron silbadores que hoy residen en Cuba o Venezuela, hijos de canarios emigrados. El profesor reconoció que hoy esta lengua no cumple las funciones de la vida social agraria muy anterior a la aparición de las carreteras y los sistemas de comunicación, pero que eso no invalida el enorme interés que despierta desde el punto de vista científico, histórico, musical y artístico.