El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha expuesto a los clubes usuarios del polideportivo de Las Delicias el proyecto de mejora al que será sometida esta instalación, cuyo presupuesto roza los 600.000 euros. Los trabajos habrán de realizarse durante un plazo de 8 meses y forman parte del programa de mejora de las instalaciones deportivas municipales.

La presentación estuvo a cargo del alcalde de la ciudad, José Manuel Bermúdez, junto a la concejala de Deportes, Verónica Meseguer, quienes estuvieron acompañados por los redactores del proyecto y dirigentes vecinales de esta zona de la capital.

Bermúdez subrayó que el principal objetivo de esta reforma “son las mejoras en accesibilidad que va a tener esta instalación deportiva cuando se completen los trabajos, especialmente con la creación de una nueva entrada lateral por la que se controlará mejor el acceso al recinto. Una vez que concluyan las obras, el recinto cumplirá la normativa vigente y esa es la mejor noticia dentro de la política de modernización de infraestructuras deportivas que hemos emprendido en distintos espacios de Santa Cruz”.

Meseguer, por su parte, destacó que con las obras “van a rehabilitarse los pavimentos dañados y se mejorarán los accesos a los distintos niveles desde las pista perimetral de atletismo. Los trabajos programados comprenden la práctica totalidad del recinto, unos 7.300 metros cuadrados, ya que se requiere sanear y mejorar la mayoría de las zonas pavimentadas”.

La concejala explicó que los trabajos se iniciarán “con la ampliación y rehabilitación del edificio de vestuarios, donde se eliminará los elementos añadidos al vestuario de los árbitros, se construirán nuevos aseos públicos, se mejorarán los vestuarios para personas con discapacidad, se ampliará el vestíbulo y el área de administración y se colocará una instalación de aerotermia como apoyo a las placas solares para mejorar la producción de agua caliente”.

“En la planta alta –prosiguió Meseguer– se realizará la duplicación de los vestuarios, habrá una zona de oficinas que constará de un despacho y una sala de reuniones y también se crearán dos nuevos vestuarios para los árbitros”.

La gran novedad, según avanzó la edil, estará en la creación de una nueva edificación, de 850 metros cuadrados, que albergará el control de acceso situado en la planta baja desde la calle Hernán Cortés y la construcción de un almacén deportivo y de limpieza en su sótano que servirá para desalojar el edificio principal de este tipo de materiales. De igual manera, la planta baja contará con una cafetería cuya terraza estará situada hacia la pista de fútbol sala.