El nuevo Programa para el impulso de las enseñanzas de timple en los centros educativos de Canarias alcanzará en su primera edición a cuarenta y seis centros educativos: cuarenta y cuatro Centros de Educación Infantil y Primaria (CEIP), un Centro de Enseñanzas Obligatorias (CEO) y un Colectivo de Escuelas Rurales (CER), que tendrán así una dotación extraordinaria de cuatro mil euros cada uno para la adquisición de los instrumentos a lutieres de las islas.

De esta manera, el proyecto pretende formar en materia musical y poner en valor el instrumento más característico de las islas, pero también que el alumnado conozca de primera mano la artesanía de Canarias, a través de visitas a los talleres de los lutieres que suministren los instrumentos a su centro educativo.

La comisión encargada de escoger los proyectos tuvo en cuenta siete criterios de valoración:

· El anclaje al currículo y la transversalidad del proyecto, en el caso que procediera.

· La envergadura de la práctica atendiendo a los sectores de la comunidad que se implican y al número de participantes en el proyecto.

· La trascendencia del proyecto y su sostenibilidad.

· La vinculación explícita con las acciones del Plan Educativo del Centro.

· La participación de docentes que hayan recibido formación sobre Enseñanza del Timple mediante cualquiera de los canales de formación de esta Consejería (Red de Enseñanza del Timple, Seminario de Trabajo “Incorporación del timple y otros instrumentos de raíz tradicional al aula de música”, ...)

· Las acciones que promuevan aportaciones a favor de la integración creativa de las distintas áreas del currículo, redes y programas activos en el centro.

· La claridad de exposición de todos los apartados del documento descriptivo del proyecto

Una vez analizadas las solicitudes, la comisión consideró que todas las propuestas presentadas contaban con la calidad necesaria para ser incluidas en este programa, que se pondrá en marcha el curso 2019-2020 “en un nuevo paso hacia la consolidación definitiva de la enseñanza del timple como símbolo sonoro común a todo el archipiélago”, según Soledad Monzón.

La consejera de Educación y Universidades se refería así al trabajo realizado esta Legislatura y que ha dado como resultado la implantación de las enseñanzas elementales de timple en los Conservatorios de Canarias, así como la elaboración de un currículo y un repertorio tan completos que han obtenido la autorización ministerial para que se puedan implantar también las enseñanzas profesionales de la especialidad de timple.

“Ahora que hemos logrado implantar el estudio de nuestro principal instrumento en los conservatorios, hemos de promover también la cantera y trabajar para que el timple viva una edad de oro en las próximas generaciones”, afirmó Monzón, quien además resaltó la importancia del programa para el mantenimiento de la artesanía de los lutieres o cómo los proyectos permitirán al alumnado conocer más y mejor Canarias, a través de la música.

Servicios jurídicos y asesoramiento náutico. Despacho de abogados en Bilbao, Gran Via 19