Resultado de imagen de santa cruz de tenerife

El cese de la actividad de la Refinería de Cepsa desde 2014 ha favorecido la evolución positiva de la calidad del aire en Santa Cruz de Tenerife, según el estudio nacional de Ecologistas en Acción.

El Ayuntamiento de Santa Cruz informa en una nota de que de acuerdo a este estudio, la calidad del aire mejoró en 2017 y la capital tinerfeña cumple con la práctica totalidad de los parámetros recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El séptimo teniente de alcalde y concejal de Medio Ambiente, Carlos Correa, ha explicado que en 2017, el aire de Santa Cruz obtuvo resultados saludables en la medición de dióxido de nitrógeno (NO2), ozono troposférico (O3) y dióxido de azufre (SO2)".

Asimismo, el estudio registra la existencia de incrementos episódicos en la presencia de particulares en suspensión del tipo PM10, si bien se deben a causas exógenas al propio municipio y a la isla.

En este sentido, el propio informe de Ecologistas en Acción reconoce como un problema específico de Canarias "la proximidad al continente africano, que explica los elevados niveles de partículas por la frecuencia de los episodios de intrusión de polvo sahariano, que es dañino para la salud".

"Santa Cruz aprueba y con nota en los restantes parámetros analizados y eso es algo que debemos valorar todos", ha indicado Correa en un comunicado.

Según el informe al que hace alusión el Ayuntamiento, las mediciones de Benzopireno reflejan que el área metropolitana Santa Cruz-Laguna se ha mantenido durante 2017 muy por debajo del valor límite legal y de la recomendación de la OMS.

En cuanto al dióxido de azufre -contaminación mayoritariamente de origen industrial-, el informe confirma que tanto el área metropolitana Santa Cruz-Laguna como el corredor norte de la isla no superan en ningún caso los límites saludables aconsejados para este contaminante.

El informe señala con respecto a las emisiones de dióxido de azufre que éstas vienen reduciéndose progresivamente gracias a la suspensión desde 2014 de la actividad de la refinería de CEPSA, agrega.

El concejal de Medio Ambiente informa que a raíz del cese de actividad de la refinería, el departamento municipal ha desplazado las tres estaciones de medición que estaban a su alrededor a la Comandancia de Marina y a la Delegación de Hacienda, por la proximidad de estas localizaciones al Puerto y vías de tráfico de alta intensidad, y a la sede de la Consejería de Sanidad, en Las Ramblas.

La evaluación del ozono, en sus dos modalidades de afección a la salud y a la vegetación, acredita que la capital tinerfeña cumple satisfactoriamente con los estándares exigidos, a diferencia de la cara norte de Tenerife que desborda puntualmente el valor aconsejado en la modalidad de salud.

Las mediciones de dióxido de nitrógeno también se encuentran en valores correctos, como ocurre en el conjunto del archipiélago y del país, a excepción de las dos grandes conglomeraciones urbanas de Madrid y Barcelona.