Resultado de imagen de fuego en el teide

El fuego, comenzó ayer a la tarde en la Cañada de los Guancheros, en el Parque Nacional del Teide, había quemado anoche unas 14 hectáreas de terreno de retamas y otros arbustos.

El viento, la humedad relativa muy baja y la dificultad para llegar a la zona afectada por el fuego con vehículos complicaron las tareas para frenar un incendio que, cuanto menos, resultaba preocupante por su clara tendencia a introducirse en el pinar del municipio de San Juan de la Rambla.

Las llamas fueron detectadas a las 15:52 horas en un terreno llano. Las primeras fotografías captadas por los recursos de seguridad indicaban que la superficie afectada no era superior a 1.000 metros cuadrados.

En ese momento, únicamente había en el área ocho operarios de la Brigada Forestal (Brifor) del Cabildo. Los otros trabajadores de dicha unidad estaban en otros puntos de la Isla y algunos tardaron hasta dos horas en llegar al espacio en el que se desarrollaba el fuego.

El fuerte viento existente en ese enclave del Parque Nacional extendió rápidamente las llamas de forma lineal, sin que se propagaran excesivamente hacia los lados. Uno de los flancos se dirigió hacia la pared de La Fortaleza, donde estaba previsto que se extinguiera. En cambio, el otro, el denominado izquierdo, avanzaba anoche hacia la referida área de pinos en San Juan de la Rambla.

El presidente del Cabildo, Carlos Alonso, expuso la dificultad de los servicios de emergencias para acceder a la zona afectada por el fuego.

El director de Extinción de la Corporación Insular, José María Linares, señaló que, al aproximarse a La Fortaleza, la vegetación arbustiva del lugar era más abundante, y esa circunstancia intensificó la fuerza del incendio durante la tarde de ayer y complicó los trabajos de extinción.

Una de las esperanzas de las autoridades insulares era el descenso de temperaturas previsto para la madrugada, que contemplaba diez u once grados centígrados en el área del fuego.

Según Linares, también se esperaba que la fuerza del viento se redujera sensiblemente durante la medianoche y la madrugada. La humedad relativa prevista era muy baja, y ese factor resulta un condicionante muy fuerte en la propagación de los incendios.

El director de Extinción del Cabildo reconoció que un factor desfavorable era que no se pudiera llegar a la zona con vehículos ni con agua por los medios terrestres.

Indicó que hacer frente a las llamas con herramientas manuales convierte el trabajo en muy "tedioso y complicado".

Para la jornada de hoy está previsto que se incorporen a las tareas tres helicópteros, que se prevé que comiencen a verter agua sobre los parajes afectados a las 7:30, 8:00 y 8:45 horas. Esta actuación de las aeronaves se aplica para favorecer los descansos y relevos de las tripulaciones, a la vez que se garantiza la continuidad en los vuelos.

Servicios jurídicos y asesoramiento náutico. Despacho de abogados en Bilbao, Gran Via 19