Los productores de tomate de mercado local fueron los primeros en dar la voz de alarma. Este pasado invierno, época en la que la plaga suele permanecer en estado de latencia, se produjo una explosión de las poblaciones de Tuta Absoluta, entre otras razones por la anómalas temperaturas para la estación invernal.

Si bien en otras ocasiones la Tuta ha tenido repuntes puntuales en zonas muy focalizadas, en este momento ha afectado de igual manera en las zonas productoras de tomate, tanto de mercado local como de exportación, de las islas de Gran Canaria, Tenerife y Fuerteventura.

La intensidad está siendo de tal magnitud que muchos productores locales se han visto obligados a arrancar los cultivos ante la impotencia para controlar y mitigar los efectos de la misma. La gran preocupación radica ahora en lo que pueda suceder con el final de la campaña de exportación y los daños que está empezando a causar en los cultivos de papas.

Llegados a este punto, los productores declaran que no son los responsables de esta situación ni de la entrada de la plaga, pero sí son los que padecen sus estragos y efectos que se traducen en grandes perjuicios económicos y en pérdidas de clientes por no poder suministrar lo acordado.

Ante la gravedad de la situación, los productores locales y de exportación han mantenido encuentros con las consejerías de Sector Primario y/o Agricultura de los tres Cabildos implicados y con la dirección general de Agricultura del Gobierno de Canarias.

La demanda fundamental ha sido la realización de un Plan de Acción para el control de la Tuta, basado en buena medida sobre el que se llevó a cabo en 2009 contra la mosca blanca y que dio excelentes resultados.

Entre las medidas solicitadas destacan una fase de choque inicial, una serie de acciones a medio plazo y actuaciones a largo plazo. Sin embargo, la actuación más inmediata pasa por la gestión de los restos vegetales que suponen el principal reservorio de la plaga. Y es en este punto donde hay más disgusto entre los agricultores.

Son los Cabildos los que tienen las competencias en materia de residuos, por lo que son los que deben permitir adoptar medidas excepcionales. En el caso de Gran Canaria, la isla de mayor producción, se permite la quema controlada en el caso de que el viento lo permita, hecho que es imposible en el sureste de la isla donde la velocidad de los mismos es constante.

La acumulación de restos puede provocar una situación irreversible que impida el cultivo del tomate y, probablemente, el de la papa, señalan los agricultores que, a pesar de haber mantenido la reunión con el área de Agricultura del Cabildo de Gran Canaria, aún siguen sin una respuesta.

En el caso de Fuerteventura y Tenerife, debido a la menor cantidad restos vegetales, su tratamiento no genera tanto problema como en el caso de Gran Canaria.

Los productores y agricultores pronostican que, de no tomarse medidas urgentes, el cultivo del tomate será inviable en Canarias por los daños que causa la plaga y los elevados costes que suponen su control. Esto se está reflejando en el abastecimiento del mercado local donde la cuota del tomate canario es mínima frente al que las grandes superficies importan de Península, Portugal y Marruecos.

Por su parte, el Gobierno de Canarias ha habilitado un paquete de medidas que pasa por la gestión previa de los restos vegetales. Entre éstas destacan una línea del PDR destinada a la contribución a áreas focales, un programa de cooperación con el ICIA y unas jornadas temáticas.

Tuta Absoluta.

Es una pequeña polilla microlepidóptera, de 7-9 mm, (hay de 7 a 8 generaciones por año) que a menudo se confunde con especies estrechamente relacionadas y que tienen hábitos similares. Su origen está en el norte de Sudamérica desde donde se ha extendido a casi todo el planeta. Ataca tanto hojas como fruto. En el caso de las hojas provoca áreas traslúcidas que producen el secado de la hoja. En el fruto el daño mediante picadas e incisiones genera la pérdida de valor comercial.

Servicios jurídicos y asesoramiento náutico. Despacho de abogados en Bilbao, Gran Via 19