La naviera Fred. Olsen espera superar en Canarias el millón de pasajeros anuales con la entrada en funcionamiento de su séptimo buque, el Betancuria Express, el mayor catamarán del mundo, con capacidad para transportar 1.600 personas y 350 vehículos. Este barco de 113 metros de eslora fue fabricado en Australia hace diez años y acaba de ser reformado en Suecia, con un coste total para la naviera canaria de 44 millones de euros, entre compra y adaptación.

Andrés Marín ha dicho que la naviera está "encantada" por seguir apostando por la conectividad en Canarias ya que es la primera vez que Lanzarote y Gran Canaria "va a estar unidas por mar en un tiempo de tres horas y veinte minutos, con dos rotaciones de ida y vuelta diarias, con posibilidad de ampliarlas a tres en determinados días, puentes y fines de semana".

Resultado de imagen de fred olsen presentacion betancuria express

"Un barco de este tipo, con esta capacidad y durmiendo sobre todo en Lanzarote, con la posibilidad de salir a primera hora de la mañana y volviendo a la última de la tarde, va a permitir a los habitantes de la isla hacer muchas gestiones en el día en Gran Canaria y facilitará a las agencias de carga mejorar sus costes operativos, al poder hacer el traslado-reparto en el mismo día", ha agregado el directivo de Fred. Olsen.

Andres Marín afirma que con este barco la compañía quiere "dar un mejor servicio y apostar por Canarias" y ha asegurado que todos los que componen la naviera están "muy agradecidos" a los Olsen, "una familia noruega que llegó al archipiélago hace más de 110 años y se ha quedado con nosotros para mejorarnos la vida en el día a día".

"El barco en principio va a tener asignada, cuando adaptemos las instalaciones de Fuerteventura, la ruta Gran Canaria-Morro Jable, y de Arrecife se ocupará el Bonanza Express, pero hemos adaptado las instalaciones del puerto de Las Palmas a ambos buques porque Lanzarote, en fines de semana, probablemente necesite la capacidad del Betancuria Express", ha desvelado Marín.

Andrés Marín está convencido de que habrá "un repunte de pasajeros" con este nuevo barco, porque en toda ruta que incorporan la alta velocidad cogen "el pasaje y carga que ya existía y se genera un mercado que bien antes iba en el aéreo o bien ni siquiera existía, eso es una regla no matemática ni escrita, pero siempre se genera mercado". "Los tiempos a Fuerteventura no se van a reducir porque los dos barcos navegan a unos 34 nudos (unos 63 kilómetros/hora) pero al tener el Betancuria Express un porte mayor el confort del pasajero va a ser muchísimo mejor", ha agregado.

Marín ha reconocido que hasta ahora la compañía carecía de una ruta tan larga como la de Arrecife-Las Palmas de Gran Canaria, que supera la de Los Cristianos-Santa Cruz de La Palma y Las Palmas-Morro Jable, que son de una hora y 50 minutos, porque la nueva va a durar un 40 por ciento más.El presidente del Gobierno de Canarias Fernando Clavijo ha resaltado el esfuerzo de Fred. Olsen por favorecer la movilidad en el archipiélago, "que es el eje que mueve la política del Ejecutivo", que mantiene el "empeño irrenunciable" de acortar la barrera física entre los territorios que supone el mar y que con la ruta Arrecife-Gran Canaria coloca a estas islas "más cerca".

Clavijo ha elogiado el compromiso de la familia Olsen con Canarias, una naviera que es "clave" para el crecimiento de una región que está dando pasos adelantados en el transporte de viajero, "el año pasado con la ampliación de la bonificación del billete de residentes de 50 al 75%" y en este ejercicio con "la misma ampliación para los trayectos con la península". A su juicio, Canarias tiene el derecho a la movilidad y a que se eliminen sus barreras, y su pueblo agradece la aportación que en esa dirección realiza la compañía Fred. Olsen